Los “Cantos místicos” de Lalla (Lalleshawari).

6. 

¿Por qué, oh alma mía, te dejas embriagar por un

vino que no es de tu cosecha?

¿Y por qué confunde error con verdad?

Carente de dircernimiento, hete aquí fascinada

por una ley extraña a ti.

Sometida al círculo de ir y venir,

de nacer y morir.

 

18.

Un único precepto mi Maestro me ha dado:

“De lo exterior, me dijo, entra en lo interior.”

Para mí, Lalla, esa fue la Palabra y el Precepto por excelencia.

Entonces, desnuda, danzando me puse a errar.

 

50-51.

¿Quién está dormido y quién en vigilia?

¿Qué lago siempre desbordado?

¿Qué culto ofrecer a Shiva?

¿Y qué suprema morada buscar?

 

El pensamiento está dormido. Lo indeferenciado

en vigilia.

Desbordado en permanencia, el lago de los sentidos.

El justo culto a ofrecer a Shiva;

es el discernimiento del Ser.

La suprema morada que ganar;

la Consciencia misma de Shiva.

 

60.

La Vía del Conocimiento

como una huerta es.

Rodéala de un seto de paz, de dominio y de actos justos.

Entrega tus acciones pasadas

al origen del que surgieron,

saliendo del círculo de causas y efectos.

Pronto alcanzarás la Vacuidad.

 

74.

Destruye las vanas imaginaciones y deseos,

que tejen la red del tiempo.

Habiendo conocido al Señor,

que es inmaculado y puro,

viviendo la verdad que has conocido;

tanto puedes vivir de amo de casa

como de ermitaño.

(Ver  la vida y obra de Lalla aquí)

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s