EL PROBLEMA DE LA NADA (I)

EL PROBLEMA DE LA NADA (I)

El plantearnos esta cuestión viene a colación para intentar deshacer esa idea preconcebida impuesta desde los aledaños de diversos ámbitos científicos y que se ha divulgado, a nuestro entender, de forma excesiva.
La idea física de la Nada es algo así como un vacío adornado de propiedades relacionadas sustancialmente con la presencia de energías gigantescas comparadas con aquellas a las que estamos acostumbrados, incluida la energía nuclear. A este vacío, a veces se le localiza en espacios muy pequeños; en otras ocasiones se habla de un espacio infinito que sería el vacío original. La realidad es que, para un profano, ese tipo de vacío nunca sería la Nada. La Nada debe ser nada en todo. Si el espacio y el tiempo aún no existen, no podemos hablar siquiera de un espacio infinitesimal (el supuesto origen del Big Bang). Esa Nada, si puede circunscribirse a algo es a un “punto” (sin dimensiones por infinitesimales que sean). Realmente más que de un punto (que es un concepto espacial) deberíamos hablar de “donde esa Nada está” (que no es un espacio). Y esa Nada carece de toda propiedad; no hay dolor ni alegría, no hay masa-energía, no hay tiempo y espacio, no hay ninguna información (+ y -, 0 y 1, etc.). Ahora bien, si eso que es Nada se “disociase” de algún modo, aparecerían los “contrarios”, aquellos que a nuestra intuición juntos desaparecerían, tal como el + y el -, el 0 y 1 binarios, el agrado y el desagrado, etc. Si estamos elucubrando sobre el “origen”, lo más básico, para nuestra inteligencia no hay nada más básico que la dualidad + y – o el 0 y 1 binarios. Esto desde el punto de vista matemático o de la teoría de la información, que desde cierto opinión, muy difundida hoy, corresponde a toda entidad física.
Pero, ¿qué ocurriría si esto no se hubiese producido exactamente así?… Olvidamos algo fácilmente deducible del principio “antrópico”, partiendo de la evidencia de que los seres vivos, al menos el hombre, poseen una “conciencia” y unos sentimientos. Disentimos respecto a cierta ciencia, tildada muchas veces de “oficial”, en cuanto a la aseveración de que la información (la estructura, la complejidad) llegará en algún momento a dar explicación de esa “conciencia”. Por el contrario, nosotros creemos que esta “conciencia”, así como el sentimiento simple agrado-desagrado son totalmente básicos y sustanciales en todos los seres que llamamos “vivos”.
En nuestra opinión, al producirse la “disociación” de la Nada en los contrarios básicos binarios (+ y -, 0 y 1), también se produjo otro contrario indisolublemente unido a los anteriores, el de agrado-desagrado. (En la Nada agrado y desagrado no existen, pues se anularían al “actuar” sobre una misma “cosa”, la Nada; tampoco existen los otros contrarios). La indisolubilidad entre los contrarios binarios informáticos y el contrario agrado-desagrado, proviene de que todo “ente” (y el + o el 0, por un lado, y el – y el 1, por otro, lo son) “siente” su propio ente, su esencia, teniendo, consecuentemente, el sentimiento básico de conservación, y por ello todo lo que ayuda a su conservación “le agrada” y todo lo que empuja a su destrucción “le desagrada”. El ente + o 0, por un lado, como tal ente estará adornado de este principio conservativo y por ende de los sentimientos contrarios de agrado-desagrado. Lo mismo podemos decir del ente – o 1, con la salvedad de que lo que sería “agradable” para los primeros, sería “deasgradable” para los segundos, y al revés. De esta forma los contrarios básicos en que se “transformó” la Nada consisten en los 0, 1 (o +, -) binarios, junto con sus inseparables “agrado, desagrado” que formarían algo así como un “universo parelelo” al de los anteriores.
En resumen, desde el mismísimo origen existen tanto el mundo estudiado por la Física de la materia-energía, o del espacio-tiempo con las dimensiones que correspondan, como el subjetivo de la “interioridad” de los entes, o de la “esencia” de los mismos. Este último mundo subjetivo que nació a partir de los sentimientos básicos de agrado y desagrado, expandidos por la Evolución a cotas de sentimientos cada vez más complejos, es lo que da “vida” a los seres que pueblan el universo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s