EL PROBLEMA DE LA NADA (y III)

EL PROBLEMA DE LA NADA (y III)

El “ser” que se asoma a través de la ventana, en un principio, es como un ojo, un espectador que “sólo” ve fuera, nada hacia adentro. Es la “vivencia” de lo externo, la observación de las “reglas” que van aconteciendo, lo que le lleva a “verse” a sí mismo, a tener conciencia del “yo” y “lo otro”, lo que inicialmente sólo era lo “externo”, lo único que se presentaba ante sí. Recapacitando, la situación inicial de la criatura, desde un punto de vista general, es idéntica para el ser dotado de un organismo complejo que para el más insignificante, el que representa ese “balbuceo” que sigue a la inmediata “creación” a partir de la Nada, la de los primeros contrarios, la “casi” nada que sigue a la misma Nada en el acto de “creación” ¿No será la misma Nada la que “reposa” en la “esencia inicial” de todo organismo, desde el más simple al más complejo? Para toda criatura el “empezar a vivir” se asemeja en su actitud a la del observador que mira a través de una ventana, empezando, así, a “conocer el mundo”. Ante este acontecimiento la circunstancia de la mayor o menor complejidad de la estructura corporal de la criatura es indiferente: el origen es el mismo para todas, la “nada en sí”. Claro está, de inmediato lo externo empieza a “entrar” en la “esencia” de ese ser, se va llenando del mismo; la “esencia” lo va asimilando, “sublimando” a través de sí. El resultado es la aparición de la conciencia de sí mismo y de lo otro; con ello la “esencia” empieza a ser, a construirse: de la Nada va apareciendo el ser.
El observador que mira a través de la ventana, asimilando, como hemos dicho, “casi” a la misma Nada, “posee” al menos la capacidad de asimilar información, lo que llamamos “el darse cuenta”, y el sentimiento de “efectividad conservativa” llamado “agrado-desagrado”. Todo esto tiene validez hasta para el organismo más insignificante o simple, aunque “vivo” (tomando el sentido de vida más amplio posible y trascendental, por encima, incluso, del reconocido por la Ciencia).
De la Nada y por “azar”, o por la “oscilación inicial” más básica que se conoce (asimilable a la inestabilidad cuántica del vacío) que propició la aparición de los contrarios, apareció el ente, con las características propias definidas anteriormente: sentimiento y conciencia. De la Nada, los contrarios; los contrarios son el ser, y el ser y el ser tiene sentimiento y conciencia. La creación lo es de los contrarios, lo es del ser. No hay ninguna figura intermedia, como propone la Ciencia. No hay creación de una estructura a partir de la información, exclusivamente. Hay creación de un ente dotado de estructura (información) y de sentimientos, indisoluble e indefectiblemente unidos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s