ONTOLOGÍA DEL SER ( y III)

ONTOLOGÍA DEL SER ( y III)
El hombre, por ejemplo, no es el individuo al que creemos solitario, definido por un “yo”, sino que es un conjunto o infinidad de criaturas (células, órganos, subsistemas, etc.) íntimamente interconectadas de una forma sumamente compleja, que poseen diferentes niveles evolutivos (fijémonos en su filogénesis y la existencia de sus diversos tipos de cerebros: reptiliano, de mamífero, etc.). La “mismidad” del “yo” que lo representa “único” es simplemente el nivel evolutivo superior del inmenso conjunto de seres que constituyen ese hombre. Así que a la circunstancia personal o propia de cada ser que constituye ese conjunto (una célula, por ejemplo), se le circunscribe un “destino” del conjunto que tiene que ver con la historia del ser “hombre” en cuestión. Este ser “hombre” no sería nada sin el concurso de cada una de esas pequeñas criaturas que lo habitan. Su sino o destino está íntimamente unido al sino o destino de cada uno de los seres que lo componen, de formas diferentes y distintas, pero no indiferentes. De algún modo, las esencias de cada uno de dichos seres están conectadas a la esencia del hombre. Esta última, pues, en todo momento, será la “tarjeta” de presentación de las anteriores.
El hombre es más que el conjunto de todas esas “criaturas” que lo constituyen, pero es casi lo mismo. Sin ellas no sería lo que es. Cada una de dichas criaturas necesita ese mismo hombre, es más, se alimenta de él, pues su existencia sólo tiene sentido como constituyente del mismo. Todo lo que precisan está en dicho hombre. ¡Criatura y hombre se necesitan mutuamente!… A donde vayan unos, deben ir los otros; si no ninguno iría a ningún lado. El “ser” hombre es, pues, la catapulta que necesitan los seres que lo habitan para su “elevación” al sitio donde vaya el mismo hombre. (Aquí estamos expresando una hipótesis totalmente contraria a la teoría cristiana de la separación a la muerte de cuerpo y alma, pues si la “esencia” alma aparece en otro “mundo”, también las “esencias” de los demás seres que componen ese cuerpo volverán a aparecer juntas en ese otro “mundo”). Y si esto es así en cuanto al ser hombre, de igual forma acontecerá con el Ser Supremo. Por el “cierre del círculo”, el Cuerpo del Ser Supremo somos todas las criaturas que hemos existido y que estamos en “íntima relación” con dicho Ser Supremo. Al finalizar el tiempo (fuera del tiempo), todos los seres (las esencias) estaremos en el mismo “lugar” que dicho Ser Supremo como el Cuerpo suyo. La fase del dominio del tiempo, pues, es simplemente, la de la creación del mismo Ser Supremo (con todas sus criaturas): es la del “parto” de Dios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s