B. Actualidad de culturas y religiones: ¡Invitación global!

“En cada pueblo hay una tabla de valores.
Pero daros cuenta de que es la tabla de sus
superaciones; fijaos que es la tabla de su
voluntad de poder.”
(Nietzsche: “Así habló Zaratustra. Primara Parte. Las mil metas y la única meta.)

Actualidad porque son imprescindibles sus bagajes en la construcción de la “nueva” teología. Al igual que en filosofía, es urgente limar las divergencias par construir una “unidad” con base en la diversidad.

Una esperanza: No hay nada más contrario que los opuestos complementarios, y sin embargo a partir de los mismos se construye el ser. Esto nos demuestra que a partir de la diversidad puede construirse un “cuerpo” único, una doctrina, una metafísica. Eso sí, hemos de acostumbrarnos a la ausencia de descalificaciones, para lo cual es preciso la familiarización con lo otro, para así comprender su parte positiva, lo enriquecedor de la diversidad. La diversidad biológica es un bien recientemente reconocido por la comunidad científica; hasta ya hoy día hay una conciencia general al respecto. Pero, de igual modo, las distintas culturas, las diversas idiosincrasias son el tesoro más valioso que guarda la Humanidad entera. Y dentro de las culturas, ocupan un poderoso lugar las distintas religiones que las sustentan.

Si se analizan de forma simbólica, alegórica, dichas culturas religiosas y las enfocamos desde el impacto, o lo que significan en los sentimintos más íntimos de sus respectivos fieles, todas ellas guardan similitudes y rasgos muy significativos. Es ahí donde hay que buscar el “engranaje” entre todas ellas, donde son compatibles en la finalidad de la construcción de un “cuerpo” común. Y es ahí donde quisiéramos situar nuestra teología.

Llegados a este punto es hora de ofrecer nuestra ¡invitación global! A todos vosotros, creyentes y no creyentes, porque al fin y al cabo todos creemos en nuestras convicciones, y hasta las de un ateo pueden tener cabida en un “sistema único”, amplio, en el que “quepan”.

¡Manos a la obra!; esta es vuestra propia obra. Os invocamos a esta magna tarea; magna en cuanto a su significado, no tanto en su sistemática, sino en el remozamiento de trabas, de contradicciones, en la necesaria inmolación si es preciso (el ocaso de Nietzsche) para dar paso a un nuevo espíritu, como ave fénix renaciendo de sus cenizas.

No busquéis enemigos; después de este aldabonazo, ya no lo son. ¡Sois camaradas en una gran empresa! No hay lugar a la indiferencia, más camino que el que te une. ¡Yo moví mis velas hace tiempo y se llenan del “viento que sopla”!… Y su fuerza no se aplaca con el tiempo: ¡Es ya un huracán! Aún así mi navío espera al tuyo, pues enorme es la escuadra necesaria para surcar las misteriosas aguas del formidable océano abierto ante nuestros ojos… Nuestro norte es claro, y la fuerza, la querencia, la “voluntad de querer”… ¡Todos estamos invitados a caminar en esa dirección única!… El camino une, resultado de nuestro deseo, de nuestra voluntad. El viaje en pos de la misma meta es un camino hacia la semejanza, la similitud, la unidad.

El futuro sólo trae amigos, mejor, iguales. ¡Enemigos e indiferentes quedaros atrás!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s