Un virus “cuántico”

Investigadores del Instituto Max Planck de Óptica Cuántica, en Garching, Alemania, están proponiendo hacer el experimento propuesto en su día por el eminente Erwin Schrödinger de su “famoso” gato.

Schrödinger propuso colocar en una caja sellada un gato, con un bote (venenoso) de ácido prúsico, un átomo radiactivo, un contador Geiger, un relé eléctrico y un martillo. Si el átomo se descompone (al ser radiactivo posee una “vida media”), el contador Geiger detecta la radiación enviando una señal al relé, lo que libera al martillo, golpeando al bote y envenenando al gato.

El deterioro del átomo es un proceso cuántico, y si se ha hecho realidad o no, con lo que entonces el gato estaría vivo o muerto, no se sabrá a menos que se abra la caja. Según la interpretación clásica de la cuántica, el animal existe en una “superposición” en la que está vivo y muerto al mismo tiempo. Es lo que se llama la “paradoja” del gato de Schrödinger. Y, precisamente, esta “superposición”, o existencia de una cosa en dos o más estados cuánticos simultáneamente es tan real que es la base de la computación cuántica.

El experimento que ahora se propone es sutituir al gato por un virus, precisamente el de la gripe. Y es que ya se han podido poner en un estado parecido fotones, electrones, átomos y hasta moléculas, así que existen ya técnicas para manipular en este sentido la molécula “particularmente grande” del virus.

Ayuda en mucho a mantener la superposición una temperatura especialmente baja, por lo que proponen poner  el virus en una cámara microscópica y enfriarlo a su estado de energía más baja (su estado fundamental) usando una “trampa láser”. Tal técnica consiste en bombardear un objeto con luz láser en una frecuencia justo por debajo de la que puede ser fácilmente absorbida y reemitida en el estado estacionario, lo que hace disminuir la velocidad del movimiento (térmico) y por tanto la temperatura, hasta tan sólo una fracción de grado por encima del cero absoluto (menos 273 grados Kelvin). A continuación, otro pulso láser empujará al virus de su estado fundamental a un estado “excitado”. Los científicos creen que entonces será posible dejar al virus en una superposición de estados fundamental y excitado.

Condición necesaria para el experimento es que el virus debe ser aislante y transparente a la luz láser y sobrevivir al vacío, condiciones que cumple perfectamente el virus propuesto.

Aunque la diferencia entre un estado fundamental y otro excitado no es exactamente la misma que entre “la vida y la muerte”, para los invetigadores es un experimento que se asemeja mucho al propuesto por Schrödinger. (Del “Diario Médico” y “The Economist”).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s