EL ODIO COMO MOTOR (EL ANTIGUO DISCURSO -Melodía en las estrellas)

(AVLIS)

“¡Hace tan poco! … Principios del siglo XXI; el adelanto técnico hizo posible el conocimiento mutuo de las diferentes culturas, de las diferencias en suma que existían entre los más diversos ámbitos de nuestra especie. Uno a uno, todos los aspectos que componían las distintas sociedades fueron haciéndose más conocidos, identificándose cada vez más nitidamente las diferencias que separaban aquellas entre sí, diferencias que lejos de armonizarse constituían claros signos de oposición destructiva.

Hasta entonces, quizás como remanente de la cultura “cuasibiológica” que siempre dominó en las distintas sociedades, como un reflejo de “autodefensa” en lucha por la supervivencia, todas ellas habían sido construídas o se habían formado en base a la oposición “a las otras (las que representaban un peligro potencial) más que en beneficio de la propia “. Todo el tejido social se configuraba sobre el odio, no sobre el amor, todo lo contrario a los tiempos actuales.

El odio era de la amalgama perfecta de los elementos más dispares, es más, la unión para hacer frente a una amenaza requería la consiguiente dosis de odio. Esta regla había sido eficaz en el cien por cien de los casos.

También existia una confusión manifiesta entre elementos sustanciales y accesorios, y desgraciadamente lo accesorio casi siempre ejercía su preeminencia sobre aquello que, verdaderamente, era de lo más básico y radical.

Tanto en el ámbito político, como en las más diversas esferas sociales, el llamado “choque de culturas” era evidente.

Aquel tiempo, por otra parte, se caracterizaba por el gran (relativo al sustrato que de qué se partia) salto  material que había crecido exponencialmente, al menos para el sector más adelantado de aquellas sociedades autodenominadas “tecnológicas”, que, además, casi coincidía milimétricamente con lo que se había dado en llamar mundo occidental.

Pero ocurrió que el aspecto interno, la espiritualidad, el más genuino de la especie que había llegado a tener conciencia de sí misma, había sido la victima de aquel proceso tecnológico. La sociedad materialmente más adelantada, también era la más pobre en el aspecto espiritual. Situación nada nueva a lo largo de la Historia, como ocurrió en tiempos del Imperio Romano y en otras muchas sociedades “adelantadas” para su época. “

(De la obradel autor “Melodía en las Estrellas”. Copyright 2003)

Un comentario

  1. yo se que el ser inmortal es Gaia, la madre de todos y todo cuanto hace el hombre tendra consecuencias sobre sus semejantes pero nunca sobre la pachamama, ya que realmente el hombre es y sera un conjunto biologico que tiene su cometido y mision al igual que los sere celulares que viven en su cuerpo y fuera de el ser humano como por ejemplo los globulos blancos, las plaquetas etc.. pero al creerse superior, le ciega ver la verdad ,cree que èl piensa y los demas sere vivos no, tanto microscopico como visible,pero no se da cuenta que los despojos que quedaron de una raza superior y humana alcanzo su evolucion hace miles de años y que lo que queda de la humanidad hoy en dia, es simplemente residuos del pasado que Gaia esta a punto de borrar para siempre.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s