OTRAS INTELIGENCIAS (El antiguo discurso-Melodía en las estrellas)

“Y no se entendió verdaderamente la vida (el ser) hasta que, como casi siempre en lo importante, la “casualidad” rompió el telón. Primero se sospechó y luego se comprobó, la existencia de otros “seres” en el espacio que nos circundaba. Las naves que el planeta, una y otra vez, envió al espacio exterior encontraron señales cuya improbabilidad suma hicieron sospechar la existencia de otras inteligencias en el universo que no provenían de aquí. La revolución fue enorme, pero en ningún modo sucedieron aquellos acontecimientos catastrofistas que algunos auguraban. Civilizaciones tan separadas, encontraron un gran aliciente para todas ellas, en lograr comunicarse siquiera, dentro de aquellas inmensidades que lo hacían casi inviable.

Y las señales indicaron que no era una vida “como la nuestra” (al menos en cuanto a la materialidad), la que anidaba en el otro lado de las estrellas. Mas el ser es ser aquí y allá; es tan básica la vida en cuanto a su composición, a saber los opuestos complementarios y el sentimiento de autocomplacencia y autoconservación, que este simple hecho era la base sustancial para el entendimiento entre todas las civilizaciones y clases de inteligencia. No se necesitaba más. Aparte, el “tirón del Ser Supremo” era común. También ellos, a su modo, contribuían en el “nacimiento y construcción” de la Guía Suprema, del mayor Hacedor del Cosmos. La Divina Criatura es parte de nosotros, de ellos, Padre de todos nosotros, así que al fin y al cabo éramos hermanos, bastante diferentes en ocasiones por el diferente “barro” (distinto sistema palnetario) en que estábamos construidos. Mas, mirando en el fondo, en la “interioridad”, allí sí éramos bastante semejantes, sin ropajes externos espaciotemporales, sin instintos diversos que no fueran nuestra más profunda naturaleza.

Hermanos, ya sabéis que no estamos solos en el universo. Somos muchos y queremos ser más. Queremos hacer partícipes de nuestra alegría a más y más seres, igual que nuestro Dios nos donó la existencia y el amor a nosotros mismos.”

(De la obra del autor “Melodía en las estrellas”. Copyrght 2003)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s