EL SUEÑO III

Los sueños son la consecuencia de la estimulación del cerebro producida por señales que emite el puente del tronco cerebral. Las señales se propagan por todo el cerebro, pero son las células que más usamos las que reaccionan con más facilidad. Como el hombre usa principalmente el sentido de la vista, es lógico que también predominen los sueños visuales.

En particular puede establecerse que:

1. Los sueños con imágenes se originan en el centro parietal del hemisferio derecho, donde se reciben las informaciones visuales y se comprenden. Las imágenes que afloran suelen ser vívidas, pero su contenido es fragmentario e incoherente.

2. Los sueños con música nacen en el centro auditivo del hemisferio derecho que centra la comprensión musical.

3. Los sueños con recuerdos del pasado se forman en el centro temporal del hemisferio derecho, que se encarga de los recuerdos visuales. Si se estimula eléctricamente tal zona, los recuerdos giran de forma vertiginosa, como en un caleidoscopio.

4. Los sueños de movimiento se originan en el centro motor que da las órdenes para el movimiento de los músculos.

5. También existen sueños con sensaciones epidérmicas y sueños con sabores.

6. Los sueños sexuales se forman en el centro sensorial corporal, área que reacciona a las sensaciones táctiles dolorosas y otras que se reciben a través de la piel y las articulaciones.

7. Los sueños en los que se oyen conversaciones se originan en el centro auditivo del hemisferio izquierdo, que controla la comprensión del lenguaje hablado y de los sonidos.

8. Los sueños en los que se “perciben” olores se forman en el centro olfativo.

9. Los sueños que incluyen emociones nacen en el hipocampo, que controla las emociones y los actos instintivos.

El movimiento ocular del sueño REM sigue las escenas que se desarrollan en el interior del cerebro, pero las imágenes no son proyectadas sobre la retina. Los ojos que se mueven con la actividad del cerebro, finalizan el movimiento automáticamente.

El hablar en sueños es una reacción del centro de control del lenguaje articulado de Broca, situado en el hemisferio izquierdo, que domina la producción del lenguaje.

Según el neurólogo David Foulkes, los sueños angustiosos aparecen como un efecto colateral de la interacción de las capacidades sensoriales provocadas por el adormecimiento. La sensación de parálisis que se siente antes de despertarse sería causada por el sueño REM, pues aunque la actividad cerebral está volviendo al estado de vigilia, hay una relajación de los músculos y se entra en un estado en el que no puede moverse el cuerpo.

Los ciclos del sueño pueden ser turbados fácilmente por una vida desordenada como la habitual de los tiempos actuales, por eso no extraña que la parálisis anterior pueda darse también en el momento de dormirse. Las pesadillas están generadas por ciertas condiciones particulares del organismo.

En el sueño REM hay un aumento del ritmo cardiaco, subiendo la presión sanguínea; las pesadillas están estrechamente unidas al esfuerzo del corazón en tales momentos, porque se siente oprimido y los latidos son más violentos. Lógicamente, cuando se tiene hambre, el estímulo proveniente del estómago hace que soñemos en comida; el estímulo de la vejiga llena origina el sueño de que estamos en el baño.

El sueño lúcido es aquel en el que se tiene la consciencia de estar soñando. Hay personas que pueden llegar a tener estos sueños, incluso controlando sus contenidos.

(De la obra del autor “Tempo e irracionalidad”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s