LA “NUEVA” CREACIÓN (I)

” Y la “nueva” Creación, sobre todo al principio, fue muy dura, pues era mucho el deterioro desde el que se partía. Mas era, también, mucha la alegría que inundaba el orbe, pues por primera vez en muchos años había una meta clara a alcanzar, un futuro por conquistar. Una especie de sentimiento revolucionario, desde luego no nuevo en la Historia, pero sí novedoso en cuanto a su globalidad, se esparció por todas las esferas. Años duró el reto de conseguir un nivel de renta equiparable en todos los rincones del planeta, resolviendo multitud de problemas aquí y allá, aunque afrontados con un espíritu de globalidad y universalidad anteriormente desacostumbrados en la Humanidad. La anteriormente meta utópica se hizo realidad, y una vez conseguida no se entendía cómo habían transcurrido tantos y tantos años sin acometer tal empresa, bálsamo milagroso antídoto de la conflictividad.

El nivel alcanzado, por arte de magia, tuvo el efecto de desplazar las preocupaciones del hombre desde lo material a otros horizontes. El ser humano empezó a fijarse en sí mismo, a sentirse a sí mismo… Y ello le llevó a apetecer lo que “alimentaba aquella mirada”, lo que “hacía crecer su espíritu”… El hombre debía proveerse, entonces, de otros bienes: ¡los espirituales! Y fue un encuentro con el propio ser, la verdadera naturaleza del ser… Desde allí se divisa otro horizonte: ¡Las cosas están adornadas de otros matices! ¡Quién vio este planeta antes y después del magnífico evento!… Dos planetas distintos bajo una misma “materialidad”.

El crecimiento de la espiritualidad es parejo al tipo de apetencias, necesidades, en suma “móviles” que “tiran” de cada criatura… Por ello, tan distinta parece la Tierra antes y después del “Año cero”…

Mas, no tan solo la pura “materialidad” había sido la engendradora de problemas. Las tradiciones, la idiosincrasia de cada cultura, y el nivel de enfrentamiento en que se habían creado y desarrollado aquellas, eran las causas sustanciales de los conflictos que salpicaron de siempre el orbe. No olvidemos, por ejemplo, el fundamentalismo que inundó los principios del siglo XXI. El mundo occidental era visto en los ámbitos proclives a aquel como el verdadero “diablo”, la criatura del mal, primer enemigo para aquellas sociedades. Tras muchos altibajos y crisis, que incluían guerras sangrientas durante años, salpicadas de “terrorismo”, se fue disipando la virulencia de tal plaga. La razón básica de ello, fue que la misma Superencia, en su “afianzamiento”, fue “convenciendo” a aquellos enemigos del desarrollo, llamado por estos últimos “globalización”, de que no había “armas específicas” gravitando sobre ningún tipo de cultura, raza o grupo, ni por supuesto, la suya propia.

Una de las condiciones del “espíritu” de la Superencia, es la visión global, la superación de cualquier tipo de diferenciación como evolución de la misma, superación que, sorprendentemente, conduce en todos los casos al mismo horizonte, un horizonte universal y común que, además, se caracteriza por potenciar las propias características, en el proceso de acercamiento hacia la unidad: ¡La multidiversidad unificada!… Y es que nuestra época es la de la armonía, el Amor universal dirigido hacia el interior de los corazones, donde todo se sublima.

¿Cómo, pues, puede resultar extraña “la unificación de lo diverso”, sin pérdida de identidad?… La conservación de las identidades, de los “yos”, de la naturaleza de los seres, era la condición básica para la aceptación unánime por parte de todos… Por eso no hubo conflicto, tampoco con respecto a la “aparición” de nuevas vidas en el universo, y la conciencia de tal hecho en los distintos confines conocidos… Cuando se alcanza el nivel de desarrollo adecuado (inteligencia y sentimiento) se llega irremisiblemente a la superación de las discrepancias, a la armonía que salpica todos los ámbitos, al alumbramiento del reinado del espíritu, aquí y ahora, preparando el glorioso edén terrenal tras la superación del “polvo de la materialidad”.

(De la obra del autor “Melodía en las estrellas”. Copyright 2003)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s