LA NUEVA CREACIÓN (II)

“Pero primero hay que “crear”, porque estamos en el tiempo de la acción, el reinado de la materia, y en él todas las criaturas en armonía, junto al Ser Supremo tenemos el honor y el deber de la Creación, de la transposición de la Nada al Ser, la multitud de seres, fruto y justificación de nuestra alegría, copartícipes de la mayor gloria.”

“Hermanos, yo os invito a crear. ¡Pequeñas criaturas, aprended y sentid con el corazón! Embebeos de mi palabra; embebeos de nuestro espíritu. En esta nueva Creación sois nuestros más preciosos alevines. Olvidaos, ahora, de todas aquellas circunstancias que nos precedieron y que os he ido relatando. ¡Vuestro nuevo campo son las nubes, los algodones del cielo!… Pero sabed bien, entended bien el mensaje pues vuestros pies siguen aquí en la sólida piedra, que eso sí, “ahora quiere colaborar con vosotros”, pues tiene “toda su esperanza” en el sumo logro que representáis vosotros. Sois los adalides de la Creación, los aventajados, las manos ejecutoras de lo que la Voluntad toda desea. ¡Vuestras entrañas están repletas de dicha savia!

“Quizás nosotros (la saga de ancianos) seamos guerreros curtidos en mil y una batallas, y vimos el renacer desde aquellos oscuros años que habéis conocido de nuestro discurso… Nos acordamos y no sentimos añoranza de aquellos años, pero sí adoramos el renacer, queremos identificarnos con él, soltando el lastre de la antigua cultura… ¡Pero vosotros sois la luz, el límpido fluido que embarga el mundo! Conoced de aquel pasado por nuestras palabras, como una leve borrosidad en un océano puro de aguas cristalinas… ¡Que no os desvíe de vuestro rumbo, herederos del cáliz luminoso de nuestros tesoros!… Sí salimos de una tremenda lucha, que por suerte libramos con glorioso triunfo… Pero los tiempos de lucha acabaron, la nueva “acción” es la Creación. Guardad toda vuestra energía para este empeño… Vuestra mente sólo debe amansar la positiva idea creativa… ¡ Que no haya mente que guarde germen ni rastro del mal!… ¡Así su terreno (del mal) será estrechado hasta su erradicación!”

¡Una onda sutil conmueve el firmamento de uno a otro confin, el sueño esplendoroso del nuevo amanecer!

(De la obra del autor “Melodía en las estrellas”. Copyright 2003)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s