La hipótesis básica: “TEMPO” E IRRACIONALIDAD (IV)

Como dijimos con anterioridad, todo Ser, todo grupo, toda sociedad necesita de su tempo propio, tan sustancial que pasados ciertos límites puede hacerlos desaparecer, tras un período más o menos largo de inseguridad, de inestabilidad, de “enfermedad”…

Pero es que la situación no va hacia un “apaciguamiento” de tales tensiones; no es un fenómeno transitorio… Al principio, hace unos años, se creía que tales tensiones podrían remitir, y en auxilio de tal razonamiento se acudía a las posibilidades de la Ciencia y la Técnica, y la actuación de organismos internacionales como la ONU, la FAO, la UNESCO, etc., que procurarían avanzar en el sentido de que las enormes desigualdades de nuestra Tierra se fueran aminorando en un horizonte no demasiado largo…

Pero los hechos no parecen confirmar esta optimista visión, sino todo lo contrario, la “aceleración” a la que se ve sometida la sociedad actual sobre todo la del “mundo desarrollado”, parece barrer toda otra posibilidad que no sea la de la “feroz competitividad”… Y no es sólo un problema de economía, de bienes materiales, de confort, lo es todo, es la “desaparición como grupo”, “como cultura”, “como ciertas costumbres”, “como pueblos”, y un largo etcétera… La tesitura entre “muerte y vida”, “ser o mo ser”, hace que no importe aquella indudable “irracionalidad” en los planteamientos… ¡Si el mundo no cambia, haremos que cambie, aunque eso nos lleve a todos al infierno!… (Tal es el convencimiento de los grupos a los que llamamos “marginales” -aunque, dada su peligrosidad, es evidente que ya no lo son tanto-).

Si queremos que la humanidad siga progresando, o simplemente “siga” (no se aniquile), el “modelo de la globalización”, puro y duro, está tocando a su fin… ¡Y debemos apresurarnos! (Ante esto, los temores del insigne pensador español José Ortega y Gasset reflejados en su obra “La rebelión de las masas”, se quedarían muy obsoletos).

Hay sectores como el de la informática, en los que el desarrollo de su tecnología es verdaderamente asombroso. En robótica y la llamada “realidad virtual” sucede lo mismo… Y en muchas otras áreas del saber casi tanto… Si ya es difícil para un ciudadano del primer mundo, seguir tal ritmo sin que se le presenten verdaderos problemas de adaptación, imaginemos el impacto en otras culturas… Como todo tiene sus límites, puede llegarse a una total inadaptabilidad, a la pérdida definitiva del ritmo de desarrollo, y entonces, los problemas no son simplemente de un cierto desasosiego o intranquilidad, sino de eliminación… ¡de no ser!… Lo peor es que sectores enteros, cada vez más numerosos de nuestro planeta Tierra se ven tristemente abocados a tal sino, ya que “se sienten en la sociedad, pero no de la sociedad (Arnold J. Toynbee, en su obra “Estudio de la Historia”).

Conclusión: ¡O la sociedad humana en general respeta el tempo de cada grupo, cultura o individuo o este “proletariado” (usando la acepción de Toynbee) acabará con la misma!

(De la obra del autor “Tempo e irracionalidad”. Copyright 2007).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s