La hipótesis básica: “TEMPO” E IRRACIONALIDAD (y V)

Viene a colación lo apuntado en la obra “Melodía en las estrellas”. (El anciano sabio AVLIS nos comenta las soluciones a las que había llegado su sociedad de mediados del siglo XXI, acerca de los problemas antedichos).

“Ya no quedan las ruinas de tan despiadados conflictos. Sí existe la policromía exultante de las antiguas creaciones humanas: cada pueblo conserva su idioma, el idioma de sus padres, que para nada se opone a nuestro entendimiento común; cada región cultiva sus más gustosos y elaborados productos, el respeto reverente a sus costumbres más acendradas como presente recuerdo del nacimiento de su naturaleza… Y todos velan por el bien de los otros (sus características propias), como “acervo común” potenciador.”

“La Técnica no es engendradora de discriminación; es ayuda comunitaria que produjo la “igualación” justa en nuestra sociedad…”

Y respecto a la superación de los conflictos:

“La conservación de las identidades, de los “yos”, de la naturaleza de los seres, era condición básica para la aceptación unánime por todos… Por eso no hubo conflicto, tampoco con respecto a la “aparición” de nuevas vidas en el universo, y la conciencia de tal hecho, por los habitantes de los distintos confines del Cosmos… Cuando se alcanza el nivel de desarrollo adecuado, inteligencia y sentimiento, se llega irremisiblemente a la superación de las discrepancias, a la armonía que salpica todos los ámbitos, al alumbramiento del reinado del espíritu entre nosotros, aquí y ahora, preparando el glorioso edén tras la superación del “polvo de la materialidad”.

Y volviendo a nuestro discurso. Es necesario que la “racionalidad” vuelva a la sociedad humana; no a un sector sino en su totalidad. El mundo occidental, adelantado y tecnificado, debe abandonar el puro liberalismo, el puro mercado; son precisos otros módulos de convivencia que no sean dejar campar a sus anchas la pura competencia, en ocasiones tan injusta cuando se parte de bases tan desiguales. Es necesaria, pues, una “regulación” a nivel mundial para corregir tales desfases dando el tempo adecuado a cada cultura, grupo o pueblo. ¡Hagamos caso al anciano sabio AVLIS de la “Melodía de las estrellas”!

(De la obra del autor “Tempo e irracionalidad”. Copyright 2007)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s