ANÁLISIS DE LA HISTORIA V

(De la obra de Oswald Spengler “La Decadencia de Occidente”)

“Todo acontecer es singular y no se repite nunca. Lleva consigo la nota de la dirección -del “tiempo”- de la irreversibilidad. Lo acontecido, que es como el producto, que se opone al producirse, y como el anquilosamiento, que se opone a la vida, pertenece irrevocablemente al pasado”.

“Los principios de forma y ley aparecen, pues, como los dos elementos radicales de toda construcción del universo”.

“… un mundo intuido puramente como eterno devenir posee una faz de incalculable riqueza, irreducible a sistemas numéricos”.

“La forma es movediza, cambiante, transitoria. La morfología o teoría de las formas es teoría de las mutaciones. La doctrina de la metamorfosis es la clave que nos permite descifrar todos los signos de la naturaleza”.

“La fisonomía y la ley, la metáfora y el concepto, el símbolo y la fórmula, tienen muy distintos órganos. Así se manifiesta la relación entre la vida y la muerte, la generación y la destrucción. El intelecto, el sistema, el concepto matan cuando “conocen”.

“Las culturas son organismos. La historia universal es su biografía”.

“Entre los elementos que constituyen el hábito de un grupo de organismos debemos incluir cierta duración de su vida y cierto compás en su evolución”.

“Toda cultua, toda época primitiva, todo florecimiento, toda decadencia, y cada una de sus fases y períodos necesarios, posee una duración fija, siempre la misma, y que siempre se repite con la insistencia de un símbolo”.

“¿Qué es sino y qué azar? A esta pregunta sólo pueden contestar las experiencias íntimas decisivas del alma individual y del alma de las culturas”.

“Los símbolos son signos sensibles, impresiones últimas, indivisibles y, sobre todo, involuntarias, que poseen una significación determinada. Un símbolo es un rasgo de la realidad que, para un hombre con sus sentidos alerta, designa inmediata e evidentemente algo que no puede comunicarse por medio del intelecto”.

“…la realidad significa el hombre mismo. Un acto tan creador como inconsciente -no soy “yo” el que realiza la posibilidad, sino la posibilidad la que se realiza por medio de mí- echa el puente del símbolo entre el aquí y el allí vivientes”.

“Tal es la idea del macrocosmo, de la realidad como conjunto de todos los símbolos de un alma“.

(De la obra del autor “Tempo e irracionalidad”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s