El futuro: la vida extraterrestre (VII)

Como conclusión: Un proyecto que dirigiese señales hacia un gran número de estrellas exige sistemas que parecen sobrepasar la disponibilidad actual de la humanidad. Aparte, si se estableciese de algún modo contacto con alguna de estas civilizaciones ET, el retraso en recibir respuesta a un mensaje podría abarcar al menos siglos, lo que requeriría el concurso de varias generaciones. Tal obra, con toda probabilidad, exigiría una organización social humana duradera que estuviese cimentada en principios casi inmutables, más aún que los de cualquiera de las religiones tradicionales más importantes del mundo.

Como vemos, la dificultad en la emisión de señales válidas para la comunicación interestelar es de tal envergadura que casi queda explicada, al menos en relación a este aspecto, la dificultad que están encontrando los diversos proyectos SETI; con ello en cierto modo se diluye la anteriormente apuntada “paradoja de Fermi”.

En la obra de Stephen Webb “Where is Everybody?” se expone la opinión de varios científicos que achacan la no detección de las ET a nuestra culpa, puesto que aunque dichas civilizaciones hubieran estado intentando comunicarse con nosotros, somos nosotros quienes no tenemos las herramientas precisas para escucharles, ya que la comunicación podría establecerse no sólo por las ondas de radio (proyectos SETI) sino también mediante ondas gravitatorias, partículas exóticas u otros sitemas que aún no hemos descubierto.

De igual forma en la obra se apunta la intrigante posibilidad de que las ET no quisieran comunicarse con nosotros (la misma opinión expresada por el científico Stephen Hawking recientemente), puesto que desconocemos totalmente la “psicología extraterrestre”, es decir, sus códigos de conducta, sus posibles temores a ser invadidos y colonizados por otras “razas” técnicamente más avanzadas, etc. ¿Y si nadie transmite y todos escuchan?..

También, a lo mejor su descripción de la naturaleza, su concepto de ciencia, las propias matemáticas son distintas de las nuestras y no seamos capaces de entendernos.

Otra posibilidad más es que, quizás, las ET tan avanzadas o más que la nuestra se verían abocadas irremisiblemente a la autodestrucción (posibilidad ya comentada anteriormente) durante el proceso. Tal vez, ¿el resultado del mismo sería el predominio de la máquina sobre el hombre?… Pero si fuese así, ¿dónde están esas inteligencias mecánicas?

En el libro de Webb se apunta la propuesta de Michael Hart que nos dice que existirían muchas ET, pero ninguna en nuestro horizonte visible: el universo estaría lleno de vida, pero siempre fuera de nuestro alcance.

(De la obra del autor “Tempo e irracionalidad”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s