Mi visión del Tractatus de Wittgenstein (II).

Continuamos analizando y comentando la obra de Wittgenstein.

3.021 Podemos representarnos espacialmente un hecho atómico que contradiga las leyes de la física, pero no uno que contradiga a las leyes de la geometría. (El autor tiene una íntima creencia de que el mundo es pura matemática).

3.1 En la proposición, el pensamiento se expresa perceptiblemente por los sentidos. (Simplemente poner un interrogante para saber a que se refiere Wittgenstein).

3.11 Nosotros usamos el signo sensiblemente perceptible de la proposición (sonidos o signos escritos, etc.) como una proyección del estado de cosas posible.

El método de proyección es el pensamiento del sentido de la proposición.

3.144 Los estados de cosas se pueden describir, pero no nombrar. (Los nombres son como puntos; las proposiciones, como flechas: tienen sentido). (Hace una similitud entre signo matemático y sentido filosófico).

3.2 En las proposiciones, el pensamiento puede expresarse de modo que a los objetos del pensamiento correspondan los elementos del signo proposicional.

3.202 Los signos simples empleados en la proposición se llaman nombres.

3.203 El nombre significa el objeto. El objeto es su significado. (“A” es el mismo signo que “A”).

3.21 A la configuración de los signos simples en el signo proposicional corresponde la configuración de los objetos en el estado de cosas.

3.22 El nombre representa en la proposición al objeto.

3.221 A los objetos sólo los puedo nombrar. Los signos los representan. Yo solamente puedo hablar de ellos; no puedo expresarlos. Una proposición únicamente puede decir cómo es una cosa, no qué es una cosa.

3.23 El postulado de la posibilidad de los signos simples es el postulado de la determinidad del sentido.

3.263 El significado de los signos primitivos puede explicarse por elucidaciones. Elucidaciones son las proposiciones que contienen los signos primitivos. Estas sólo pueden, pues, ser comprendidas si los significados de estos signos son ya conocidos.

3.323 […] (En la proposición “Verde es verde” -donde la primera palabra es un nombre propio y la última un adjetivo-, estas palabras no sólo tienen diferente significado, sino son también diferentes símbolos.)

3.324 Así nacen fácilmente las confusiones más fundamentales (de las cuales está llena toda la filosofía).

3.325 Para evitar estos errores debemos emplear un simbolismo que los excluya, no usando el mismo signo en símbolos diferentes ni usando aquellos signos que designen de modo diverso, de manera aparentemente igual. Un simbolismo, pues, que obedezca a la gramática lógica -a la sintaxis lógica.

(El simbolismo lógico de Frege y Russell es un tal simbolismo, aunque no exento aún de todo error).

3.4 La proposición determina un lugar en el espacio lógico. La existencia de este lugar lógico está garantizada sólo por la existencia de las partes constitutivas, por la existencia de la proposición con significado.

3.41 El signo proposicional y las coordenadas lógicas: esto es el lugar lógico.

3.411 El lugar geométrico y el lógico concuerdan en que ambos son la posibilidad de una existencia. (Iguala la lógica con la matemática, con el pensamiento y con el lenguaje. La figura del objeto es su sentido).

3.5 El signo proposicional aplicado, pensado, es el pensamiento.

4 El pensamiento es la proposición con significado. (Una posición un tanto reduccionista).

4.001 La totalidad de las proposiciones es el lenguaje. (Lo dicho en 3.411).

4.002 El hombre posee la capacidad de construir lenguajes en los cuales todo sentido puede ser expresado sin tener una idea de cómo y qué significa cada palabra. (Es su opinión). Lo mismo que uno habla sin saber cómo se han producido los sonidos singulares.

El lenguaje corriente es una parte del organismo humano, y no menos complicada que él.

Es humanamente imposible captar inmediatamente la lógica del lenguaje.

El lenguaje disfraza el pensamiento. […].

4.0031 La mayor parte de las proposiciones y cuestiones que se han escrito sobre materia filosófica no son falsas, sino sin sentido. No podemos, pues, responder a cuestiones de esta clase de ningún modo, sino solamente establecer su sinsentido. […].

4.01 La proposición es una figura de la realidad.

La proposición es un modelo de la realidad tal como la pensamos.

4.064 Cada proposición debe ya tener un sentido; la aseveración no puede dárselo, pues lo que asevera es el sentido mismo. Y lo mismo vale para la negación, etc.

4.1 Una proposicón representa la existencia y no existencia de los hechos atómicos.

4.111 La filosofía no es una de las ciencias naturales. (La palabra “filosofía” debe significar algo que esté sobre o bajo, pero no junto a las ciencias naturales -una opinón personal).

4.112 El objeto de la filosofía es la aclaración lógica del pensamiento.

Filosofía no es una teoría, sino una actividad.

Una obra filosófica consiste esencialmente en elucidaciones.

El resultado de la filosofía no son “proposiciones filosóficas”, sino el esclarecerse de las proposiciones.

La filosofía debe esclarecer y delimitar con precisión los pensamientos que de otro modo serían, por así decirlo, opacos y confusos.

4.1121 La psicología no es más afín a la filosofía que cualquier otra ciencia natural. La teoría del conocimiento es la psicología de la filosofía. […].

4.113 La filosofía delimita el campo disputable de las ciencias naturales. (Puede ser una buena definición).

4.114 Debe delimitar lo pensable y con ello lo impensable. Debe delimitar lo impensable desde el centro de lo pensable. (Una afirmación un tanto confusa).

4.115 Significará lo indecible presentando claramente lo decible.

4.116 Todo aquello que puede ser pensado, puede ser pensado claramente. (Una opinión un tanto discutible). Todo aquello que puede ser expresado, puede ser expresado claramente.

4.12 La proposición puede representar toda la realidad, pero no puede representar lo que debe tener de común con la realidad para poder representar -la forma lógica.

Ypara poder representar la forma lógica debemos poder colocarnos con la proposición fuera de la lógica; es decir fuera del mundo.

(Todo este apartado 4.12 es altamente discutible y sólo representa la opinión del autor, que sin embargo lo toma como axioma en el desarrollo de toda su teoría).

4.1212 Lo que se puede mostrar no puede decirse. (Necesita una aclaración).

4.122 […] (En vez de propiedad de estructura digo también “propiedad interna”; en vez de relación de estructura digo “relación interna”.)

Introduzco estas expresiones para mostrar la razón de la confusión, tan extendida entre los filósofos, entre relaciones internas y relaciones propias (externas).

La existencia de tales propiedades y relaciones internas no puede, sin embargo, ser aseverada por las proposiciones, sino que se muestra en las proposiciones que representan los hechos atómicos y tratan de los objetos en cuestión.

4.127 […]

Toda variable es el signo de un concepto formal.

4.172 Así, el nombre variable “x” es el signo propio del pseudo-concepto objeto.

Siempre que la palabra “objeto” (“cosa”, entidad”, etc.) se use correctamente, está expresada en el simbolismo lógico por el nombre de la variable.

[…]

4.128 Las formas lógicas son anuméricas.

No hay pues, en lógica números privilegiados, no hay tampoco ningún monismo o dualismo filosófico, etc.

4.2 El sentido de la proposición es su acuerdo o desacuerdo con las posibilidades de existencia y no existencia del hecho atómico.

4.21 La proposición más simple, la proposición elemental, afirma la existencia de un hecho atómico. (Es una definición a la que saca buen provecho).

4.22 La proposición elemental consta de nombres. Es una conexión, una concatenación de nombres.

4.241 […] La definición es una regla simbólica.

4.26 La enumeración de todas las proposiciones elementales verdaderas describe el mundo completamente. (El mundo real, desde luego, aplicando 4.21). El mundo está completamente descrito por la especificación de todas las proposiciones elementales más la indicación de cuáles son verdaderas y cuáles falsas.

4.461 La proposición muestra aquello que dice; la tautología y la contradicción muestran que no dicen nada.

La tautología no tiene condiciones de verdad, pues es incondicionalmente verdadera; y la contradicción, bajo ninguna condición es verdadera.

La tautología y la contradicción carecen de sentido. […].

4.4611 Tautología y contradicción no son, sin embargo, sinsentidos; pertenecen al simbolismo, del mismo modo que “0” pertenece al simbolismo de la aritmética.

4.4611 Tautología y contradicción no son figuras de la realidad. No representan ningún posible estado de cosas. En efecto, una permite todos los posibles estados de cosas; la otra, ninguno. […].

4.463 […] La tautología deja a la realidad todo el espacio lógico -infinito-; la contradicción llena todo el espacio lógico y no deja a la realidad ni un punto. Ninguna de las dos pueden, pues, determinar de ningún modo a la realidad.

4.464 La verdad de la tautología es cierta; la de las proposiciones, posible; la de las contradicciones, imposible. […]

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s