Los “cantos místicos” de Lalla (II).

43. – Shiva se extiende, como una fina red,

impregnando toda forma.

Si, vivo, no Lo ves

¿Cómo muerto lo verás?

Del yo extrae el Yo, después de haber discernido.

 

96.- Aquel cuyo centro superior es la morada de Dios.

Aquel cuyo aliento nasal es mantenido por el Sonido inaudible,

Espontáneamente le ha abandonado el movimiento mental,

no conociendo otro Dios que el Si-mismo;

¿a quién podría rendir culto?

 

116.- Ten paciencia con el relámpago y el trueno,

ten paciencia con la oscuridad en pleno día,

ten la paciencia de pasar tu mismo por el molino.

Se dichoso; El vendrá por sí mismo.

 

125.- Me desgastaba los pies por los caminos buscándole.

Al fin el Uno, hacia el Uno me indicó el camino.

Vi que Él en todo y por todo estaba,

a ningún lugar tendría que ir para encontrarlo.

¿Quién conociendo esto no queda arrebatado?

¿Cómo no quedar loco de alegría?

 

126.- Buscando intensamente mi propio Ser, me agotaba:

nadie ha llegado así al conocimiento escondido.

Al fin, en Él me absorbí,

y la bodega del nectar alcancé.

Ahí donde se encuentran tantas jarras llenas…

pero nadie bebiéndolas.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s