Introspección y “extrospección” (II).

Aclaremos aún más el significado y fundamento de la ciencia siguiendo el magistral criterio de Karl Popper en su libro “La lógica de la Investigación Ciéntífica” cuando habla en el Capítulo Décimo de “La Corroboración”. Al establecer una panorámica de la imagen de la ciencia y de la invetsigación científica en sus aspectos epistemológicos dice: “La ciencia no es un sistema de enunciados seguros y bien asentados, ni uno que avanzase firmemente hacia un estado final. Nuestra ciencia no es conocimiento (episteme): nunca puede pretender que ha alcanzado la verdad, ni siquiera el sustituto de ésta que es la probabilidad.

Pero la ciencia tiene un valor que excede al de la mera supervivencia biológica: no es solamente un instrumento útil: aunque no puede alcanzar ni la verdad ni la probabilidad, el esforzarse por el conocimiento y la búsqueda de la verdad siguen constituyendo los motivos más fuertes de la investigación científica.

No sabemos: sólo podemos adivinar. Y nuestras previsiones están guiadas por la fe en las leyes, en regularidades que podemos des-cubrir -descubrir-: fe acientífica, metafísica (aunque bilógicamente explicable). Como Bacon, podemos describir la propia ciencia contemporánea nuestra -“el método de razonar que hoy aplican ordinariamente los hombres a la Naturaleza”- diciendo que consiste en “anticipaciones, precipitadas y prematuras”, y en “prejuicios”.

Pero domeñamos cuidadosa y austeramente estas conjeturas o “anticipaciones” nuestras, tan maravillosamente imaginativas y audaces, por medio de contrastaciones sistemáticas: una vez que se ha propuesto, ni una sola de nuestras “anticipaciones” se mantiene dogmáticamente; nuestro método de investigación no consiste en defenderlas para demostrar qué razón teníamos; sino que, por el contrario, tratamos de derribarlas. Con todas las armas de nuestro arsenal lógico, matemático y técnico, tratamos de demostrar que nuestras anticipaciones eran falsas -con objeto de proponer en su lugar nuevas anticipaciones injustificadas o injustificables, nuevos “prejuicios precipitados y prematuros”, como Bacon los llamó con “gran mofa”.

Y más adelante continua Popper: “El avance de la ciencia no se debe al hecho de que se acumulen más y más experiencias perceptivas con el correr del tiempo, ni al de que haríamos cada vez mejor uso de nuestros sentidos”. “El único medio que tenemos de interpretar la Naturaleza son las ideas audaces, las anticipaciones injustificadas y el pensamiento especulativo: son nuestro organon, nuestro único instrumento para captarla”.

“Incluso la cuidadosa y austera contrastación de nuestras ideas por medio de la experiencia está, asu vez, inspirada por las ideas: el experimento es una acción planeada, en la que todos y cada uno de los pasos están guiados por la teoría”.

“El antiguo ideal científico de la episteme -de un conocimiento absolutamente seguro y demostrable- ha mostrado ser un ídolo. La petición de objetividad científica hace inevitable que todo enunciado científico sea provisional para siempre: sin duda, cabe corroborarlo, pero toda corroboración es relativa a otros enunciados que son, a su vez, provisionales. Sólo en nuestras experiencias subjetivas de convicción, en nuestra fe subjetiva, podemos estar absolutamente seguros.”

“Juntamente con el ídolo de la certidumbre (que incluye los grados de certidumbre imperfecta o probabilidad) cae uno de los baluartes del obscurantismo, que cierra el paso del avance científico: pues la adoración de este ídolo reprime la audacia de nuestras preguntas y pone en peligro el rigor y la integridad de nuestras contrastaciones. La opinión equivocada de la ciencia se delata en su pretensión de tener razón: pues lo que hace el hombre de ciencia no es su posesión del conocimiento, de la verdad irrefutable, sino su indagación de la verdad persistente y temerariamente crítica.”

Finalmente añade: “La ciencia nunca persigue la ilusoria meta de que sus respuestas sean definitivas, ni siquiera probables; antes bien, su avance se encamina hacia una finalidad infinita -y, sin embargo, alcanzable-: la de descubrir incesantemente problemas nuevos, más profundos y más generales, y de sujetar nuestras respuestas (siempre provisionales) a contrastaciones constantemente renovadas y cada vez más rigurosas”.

Acabamos de analizar lo que quieren decir los conceptos “subjetivo” y “objetivo” desde un punto de vista formal. Los significados de introspección y “extrospección” son más amplios, pues abarcan tanto las tendencias subjetivas y objetivas, respectivamente, como el de la vida interna para la introspección, y la externa para la “extrospección”.

(De la obra “Ciencia, filosofía, religión. Una visión armónica”)

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s