Introspección y “extrospección” (III).

 

Ésto en ciencia tiene una verdadera relevancia. Es más, diríase que el pensamiento científico tiene su más firme base en la extrospección, es decir, en el análisis de los fenómenos “externos”, entendiéndose por estos, aquellos que no pertenecen en sí a los mismos observadores, sino que son exteriores a ellos. Es fácil entender que el observador ideal es el que está situado en la posición más privilegiada de observación, que es la que no influye en la experiencia, que a su vez se ha logrado aislar de toda influencia externa que pudiese desvirtuar la debida contrastación. Salvando las oportunas distancias, en términos judiciales, ésto equivale a que el “jurado” sea imparcial.

La Ciencia debe mucho de su extraordinario desarrollo a la “extrospección”, hasta el punto de haberse acuñado el calificativo de “ciencias puras” a aquellas que han estado más íntimamente ligadas a la “extrospección” (Matemática, Física, Química, etc.). Las que poseen en su constitución una componente más bien pequeña de introversión han ido pasando desde el campo de la ciencia experimental, en un principio muy especulativo, al de las ciencias consagradas, casi “puras”, como, por ejemplo, la Bioquímica o la Genética. Para Popper, las ciencias más ligadas al campo introspectivo, tales como la Psicología, tienen caracteres más metafísicos que científicos, cuestión ésta apuntada por más de un autor.

Opinamos que se está incurriendo en una clara injusticia, pues los métodos científicos, según la lógica de la investigación científica de Popper, en cuanto al uso de hipótesis y su subsiguiente contrastación intersubjetiva, se dan en todo este campo del conocimiento que denominamos Ciencia. Creemos, más bien, que la dificultad estriba, no en que el campo de la actuación de la Psicología, por ejemplo, sea subjetivo, sino que la inmersión en la introspección que conlleva su estudio es de una dificultad cualitativa muy superior al del método “extrospectivo” aplicado a las demás ciencias llamadas puras. También, podríamos decir que la aplicación del método estrictamente “extrospectivo” de las ciencias puras a estas otras ciencias, tales como la Psicología, no obtiene los resultados obtenidos en otras ciencias, pero a mi entender ésto sólo es consecuencia de las dificultades del campo en que nos movemos. Tal vez los métodos usados, muy eficaces en el campo “extrospectivo”, no lo sean tanto en el introspectivo.

Hay que aplicar métodos científicos de investigación (definidos por la más pura ortodoxia de Popper en cuanto a hipótesis y contrastaciones) a la introspección, lo cual requiere de nuevos métodos mucho más imaginativos que los que actualmente han sido usados, más propios del campo de la extroversión.

Al llegar aquí hemos de hacer un alto para recalcar la reticencia ante la Ciencia en el ámbito de los saberes menos “consagrados”. Los pocos resultados prácticos científicos que han sido obtenidos en algunos terrenos de la Parapsicología o de los llamados fenómenos paranormales, han inclinado a muchos estudiosos de estos temas a buscar soluciones en otros mundos separados de la Ciencia como el obscurantismo o la magia. Ese no es el camino. La validez de la Ciencia está lo suficientemente bien asentada para no escoger otros caminos caracterizados, precisamente, a lo largo de la Historia, por su incompatibilidad con el progreso humano. El fracaso del método científico aplicado a estos temas, a nuestro entender, tiene su origen en lo apuntado anteriormente: hay que desarrollar un método científico nuevo, diferente al que se ha estado usando hasta el presente, basado en la “extrospección”; un método útil en el terreno introspectivo, mas, sus resultados no deben ser subjetivos, sino tan objetivos como los obtenidos a partir de la “extrospección”.

Nuestra ciencia tiene que pasar del estudio de lo externo a lo interno, a nosotros mismos. Tiene que emitir hipótesis sobre este ámbito, pero dichas hipótesis deben ser contrastadas intersubjetivamente, para que continuemos en el campo de la lógica científica.

Se han dado balbuceos en esta dirección, pero las dificultades son inmensas. En nuestra opinión, es en este milenio que comienza donde se irán desvelando los misterios de este mundo altamente complejo, tal como apuntan las previsiones futuristas. El campo de la vida interna será el del próximo futuro, y su verdadero desarrollo también vendrá de manos de la ciencia, pero de una ciencia dotada de distintos medios y métodos a los actuales, adornada de una mayor exquisitez y pureza lógica-matemática.

Quisiéramos ser capaces de iluminar de algún modo la forma de abordar métodos capaces de ahondar, en la línea que hemos apuntado, en el mundo de la introspección. Al menos nos gustaría hacer de revulsivo para que, sin más dilaciones, el mundo científico se movilizase en pos del estudio serio de la introspección.

Hay algunas creencias antiguas de la Humanidad, asumidas por estratos amplios de la misma, que si se demostrase científicamente su “compatibilidad” con la Ciencia, podrían representar un claro avance sobre lo obtenido por la ciencia oficial hasta el presente. Ciertas creencias de orden religioso, teológico y místico parecen estar cada día más cerca (asintóticamente) de la propia Ciencia. Y es que la compatibilidad y armonía entre ciencia y creencias representaría para la vida humana un salto cualitativo fabuloso.

(Alejandro Álvarez Silva en la obra “Ciencia, filosofía, religión. Una visión armónica”)

One comment

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s