Religiones históricas II.

 (De la obra del autor “Ciencia, filosofía, religión. Una visión armónica”)

“No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta”. La expresión más conocida y repetida de la historia de las religiones y conocida como la “Shada”, forma parte sustancial del fenómeno conocido como el Islam. (Entrega o sumisión a la voluntad de Dios).

Mahoma, nacido en el 570 después de Cristo, fue su fundador, y su doctrina aparece en el libro sagrado del Corán que, según sus afirmaciones, le fue revelado por Dios mismo.

El Islam está basado en el monoteísmo, alrededor de su único dios Alá. La salvación consiste en el sumisión a Dios. Al final de los tiempos, en el día de advenimiento, resucitarán los muertos. El paraíso de los piadosos se describe en relación a placeres sensuales. El infierno se simboliza por una inextinguible hoguera. Se supone la existencia de ángeles, y el diablo o Shaitin (Satán). De los 28 profetas que se mencionan en el Corán, 22 son personajes del Antiguo Testamento como Adán, Noé, Abraham, Isaac, Moisés, David, Salomón, etc. También incluye tres personajes del Nuevo Testamento: Zacarías, Juan Bautista y Jesús y otros líderes como Alejandro Magno. Mahoma, por supuesto, es el principal y último de los profetas. Dios revela su voluntad en los libros como la Tora de los judíos (Taurat), los Salmos de David (Zabur), los Evangelios de Jesús (Ingid) y sobre todo, el Corán de Mahoma.

Los cinco deberes básicos del Islamismo son: la repetición del Credo, las plegarias (en dirección a la Meca), las limosnas, el ayuno (durante el mes del “Ramadán”) y la peregrinación a la Meca (una vez en la vida).

La Biblia es el libro sagrado tanto de judíos como de cristianos. Los judíos aceptan el Antiguo Testamento, pero los cristianos añaden, además, el Nuevo Testamento.

La Biblia cuenta la llamada de Dios a Abraham, en la Ur de los caldeos, para que desde allí levantase un nuevo pueblo.

El Judaísmo es una religión que surgió de la primitiva vida de los semitas. Según los estudiosos, el primitivo politeísmo de este pueblo evolucionó al monoteísmo propugnado por Abraham, Moisés y los profetas de Israel.

El dios único de los judíos es Jehová o Yahvé.

La Biblia dice que el mundo fue creado por Dios y que los hombres se rebelaron contra su creador, influenciados por el demonio Satanás. El Génesis cuenta el posterior “pacto” entre Dios y su pueblo en el desierto de Sinaí, por mediación de Moisés.

Muchos eruditos señalan que ciertos principios o creencias del Zoroastrismo penetraron en el Judaísmo, pero también otros del Helenismo griego.

La obediencia a la Tora (los cinco primeros libros de la Biblia  -Ley de Moisés) es de importancia capital. En el Judaísmo no se hace tanto hincapié en el pecado original como en la religión cristiana. El mundo es bueno y fue creado por Dios y, por lo tanto, debe ser disfrutado. aunque la inmortalidad del alma y la resurrección de los muertos fueron aceptados posteriormente por el Judaísmo, no siempre los judíos así lo habían creído.

Los judíos deben casarse con otros judíos para mantener raza, identidad y religión.

Sólo la secta de los esenios ha practicado el celibato, pues el matrimonio es el estado natural del judío.

Las diversas formas del misticismo judío se denominan “la cábala”. Esta filosofía mística, adornada de cierta tendencia panteísta, surgió en Babilonia, aunque, quizás, su mayor relevancia la constituya el Zohar, aparecido en España a fines del siglo XII y atribuido a Simeón ben Yohaí.

Dentro de las diversas tendencias que se han presentado en el enorme abanico que supone los seguidores del Cristianismo, aparece como una de las primeras sectas disidentes la de los gnósticos, que enseñaron un dualismo que dividía el espíritu y la materia, la cual aparecía como vil y degradante. Gnosis significa “conocimiento”, y el conocimiento verdadero está reservado para los iniciados en los misterios sagrados.

Del Ser Supremo emanan eones (manifestaciones de los atributos divinos). El creador del mundo es hijo de un eón caído. Jehová, pues, es presentado de forma negativa, mientras que Jesús es uno de los eones preexistentes, que mostró a los hombres cómo podían alcanzar gran sabiduría para la mente, liberándose así de la esclavitud del mundo material. Para ésto es necesario someter al cuerpo a una disciplina de tipo ascético.

La herejía arriana tuvo por protagonista a Arrio de Alejandría, que murió en el año 336 d. C.

Según Arrio, el logos o Verbo divino, era una criatura y no la segunda persona de la Trinidad (Dios en forma humana), así que había tenido un principio.

El Concilio de Nicea estableció que Jesucristo es Uno con el Padre y Dios desde toda la eternidad.

Los concilios tuvieron enorme importancia en el desarrollo doctrinal de la Iglesia (católica), pero también son importantes por su valor histórico. Los protestantes aceptan (en general) cuatro y los ortodoxos orientales, los primeros siete. Después se producirían diversos incidentes que marcaron las diferencias entre las principales Iglesias. La Iglesia de Oriente desde la Edad Media no continuaría en comunión con la de Occidente, y por último se produjo la gran ruptura de la Reforma religiosa del siglo XVI.

El católico basa su relación con Dios en su fe en Jesucristo y en sus obras. Los Sacramentos (siete) canalizan la gracia de Dios hacia los mismos a través de su fe.

El centro del ritual y de la devoción católica es la “Santa Misa”, en la que el sacerdote actúa como si fuera Cristo, pues la misa es un representación de su sacrificio, sacrificio que se ofrece para expiar (pagar) los pecados de los hombres.

Punto importante del catolicismo romano (también de la Iglesia ortodoxa oriental) que lo distingue de las Iglesias protestantes o evangélicas, es el culto a María (madre de Jesús) y a los Santos.

Los llamados cátaros o “puros” (albigenses), considerados heréticos por la Iglesia Católica en la Edad Media, predicaban contra la impureza, e incluso contra el matrimonio. Tenían una concepción dualista de la lucha del Dios de la luz con el de las tinieblas, del Dios del Nuevo testamento y del Antiguo.

La Iglesia Ortodoxa (Iglesia de los Siete Concilios) , en comunión con el Patriarcado ecuménico, de Constantinopla, se consideraba a sí misma la continuación ininterrumpida de la Iglesia Cristiana establecida por CRisto y sus Apóstoles.

En la Iglesia Ortodoxa se popularizó el culto a los iconos (imágenes), que designa en la práctica una pintura, mosaico o bajo relieve representando a Cristo, la Virgen o a los Santos, ya que las escrituras estaban prohibidas.

Las Iglesias Orientales se diferencian de la romana no sólo por los iconos y distintos matices doctrinales, sino, sobre todo, por la controversia sobre la autoridad del Papa, y las formas diferentes de monaquismo (no se aceptaba la imposición del celibato sacerdotal).

El Protestantismo afirma tener sus raíces en los movimientos de protesta de diferentes disidentes de la Edad Media.

La rama protestante o evangélica del Cristianismo se compone de infinidad de grupos, sectas o confesiones.

El Protestantismo se caracteriza sobre todo por la afirmación de que todo hombre que se arrepienta de sus pecados y crea en Cristo obtendrá la Salvación.

En cuanto a la Salvación, existe la vertiente calvinista, que hace énfasis en la soberanía de Dios y la predestinación y la vertiente arminiana, que corrige el calvinismo en el sentido de que un cristiano salvado por su fe, puede perder su salvación y estado de gracia, al cabo de una vida ininterrumpida de pecados.

Es preciso aclarar que la palabra “protestante” no es usada por muchos que así se les considera, al preferir utilizar la palabra “evangélico”. (Otras veces se usa el término “fundamentalista” para los protestantes más conservadores de las distintas Iglesias).

Dentro del protestantismo histórico hay que considerar a los anabaptistas, los menonitas, los baptistas, los congregacionales, los cuáqueros, los metodistas, etc.

En el último siglo del movimiento evangélico está conformado por: El Ejército de Salvación, los Grupos de Santidad, la Iglesia del Nazareno, la Alianza Cristiana y misionera, el Adventismo (regreso de Cristo a la Tierra), el Pentecostalismo, etc.

Dentro del movimiento neo-ortodoxo más reciente, aparece la figura del eminente teólogo reformado Karl Barth figura clave de la teología protestante del siglo XX y también uno de los principales teólogos cristianos de todos los tiempos.

Según sus ideas, el conocimiento de Dios tiene lugar en la revelación del Padre a través de Jesucristo y el Espíritu Santo. para él, la Biblia no es un objeto, sino el mismo Dios que habla. Su obra fundamental es “Dogmática de la Iglesia”.

Por último hay que citar a la denominada “Teología de la Liberación”, que plantea un cambio de estructuras sociales y políticas basado en temas bíblicos, y que afecta mayoritariamente al llamado Tercer Mundo.

Entre otras Iglesias o creencias consideradas cristianas y que no pueden considerarse incluidas dentro de las clasificaciones anteriores, figuran: los unitarios (rechazan la Trinidad), la Iglesia de la Nueva Jerusalén (rechaza la Trinidad, la redención y predica un mundo invisible), los mormones (esperan un reino milenario sobre la Tierra bajo el reinado de Cristo, según su libro el “Libro de Mormón”) y los Testigos de Jehová (consideran que Cristo no es Dios, sino el arcángel Miguel y que el alma es inmortal por gracia y no por naturaleza, pues la que persista en el pecado será destruida).”

REFERENCIAS

“Diccionario de Sectas, creencias y religiones”. J. Felipe Alonso. Edimaster.

“Historia de las religiones”. Marcos Antonio Ramos. Editorial Playor.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s