¿Será el siglo XXI el último de la humanidad?

(De la obra de Martin Rees \”Nuestra hora final\”)

Según Rees “el lado oscuro de la tecnología del siglo XXI puede ser más grave y más intratable que la amenaza de destrucción nuclear”. Y también: “la presión que ejercemos sobre el medio ambiente global puede dar origen a riesgos mayores de los naturales que siempre nos han amenazado” (terremotos, erupciones volcánicas, maremotos, impactos de asteroides, etc.).

Nos comenta Rees: “Los registros geológicos revelan cinco grandes extinciones. La mayor se produjo durante la transición del Pérmico al Triásico, hace unos 250 millones de años; la segunda en magnitud, hace 65 millones de años, acabó con los dinosaurios. Pero los seres humanos están perpetrando una “sexta extinción” de magnitud comparable a episodios anteriores.”

“Antes de que Homo sapiens apareciera en escena, cada año se extinguía aproximadamente una de cada millón de especies; en la actualidad, el ritmo de extinciones se acerca a una de cada mil especies”. “Estamos minando la biodiversidad”.

“Gregory Benford ha propuesto un proyecto llamado Biblioteca de la Vida, un esfuerzo urgente para recolectar, congelar y almacenar una muestra de la fauna completa de una selva tropical, no como sustituto de medidas de conservación, sino como “póliza de seguro”.

Y continúa: “El progreso biotecnológico está agravando las amenazas a la biosfera”. (Los animales modificados genéticamente podrían, y así sucede en muchas ocasiones de hecho, escapar de las granjas desplazando competitivamente a las variedades naturales).” Más grave aún es la propagación de enfermedades nuevas que podrían ser devastadoras para muchas especies”.

Y es que “antes de darle el visto bueno a una nueva manipulación de nuestro entorno, debemos preguntarnos si disponemos realmente de un conocimiento profundo y sólido que nos permita descartar una catástrofe con un nivel de confianza tranquilizador”. “Los procedimientos que no tienen otro objetivo específico que alcanzar un mejor conocimiento de la naturaleza y satisfacer nuestra curiosidad deberían cumplir requisitos de seguridad muy estrictos”. (Caso de los experimentos con aceleradores de partículas, etc.).

“En su libro Rare Earth, Donald Brownlee y Peter Ward sostienen que muy pocos planetas en órbita alrededor de otras estrellas, muy pocos incluso de los que se parecen a la Tierra en tamaño y temperatura, podrían proporcionar la estabilidad a largo plazo que es prerrequisito para el prolongado proceso de evolución que necesariamente debe preceder a la vida avanzada”. ( Órbita del planeta ni muy cerca ni lejos dela estrella, rotación estable -lograda en la Tierra gracias al tamaño de la Luna-, bombardeo no excesivo de asteroides, etc.).

Ahora bien, la mayor incertidumbre reside en el desconocimiento del origen de la vida: casualidad o inevitabilidad desde el “caldo” primigenio. Pero, “aún cuando exista vida, ¿cuál es la probabilidad de que evolucione hasta algo que podamos reconocer como inteligente? Este problema seguramente resulte más difícil de tratar. Es posible que la vida primitiva sea común, pero no la aparición de la vida “avanzada”.

Finaliza Rees con las siguientes cavilaciones: “Una perspectiva cósmica confiere valor al imperativo de valorar y conservar este “pálido punto azul” del cosmos. Debería inspirarnos también una actitud circunspecta hacia las innovaciones técnicas que planteen la más pequeña amenaza de un resultado catastrófico”.

“El tema de este libro es que la humanidad corre hoy un riesgo mayor que en cualquier otro momento de su historia”.

Anuncios

Un comentario

  1. La reflexión de Martín Rees es muy interesante.
    En la actualidad nuestro medio ambiente se está deteriorando día a día y con ello sus especies. Hoy en día más que nunca la pregunta por el fin de la humanidad en el siglo XXI es un interrogante que nos debería movilizar sin dejarnos paralizar por el miedo o la resignación. Nos debería inspirar a producir varios cambios en nuestra conducta, antes de que sea demasiado tarde.
    Muchas gracias, saludos!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s