Desafíos del siglo XXI.

“El ideal de “progreso” nos puede llevar fácilmente en direcciones que nos hagan perder el contacto con los valores humanos. En este contexto, comprender las conexiones que existen entre las cosas y relacionar las ideas de un modo que adquieren coherencia y sentido llegan a ser respuestas vitales.”

“Una de las funciones asignadas a la UNESCO desde sus comienzos fue el pensamiento prospectivo transdisciplinario, que es esencial en cualquier acción con sentido.”

(Koichiro Matsuura en el prefacio de la obra  Les clés du XXI siècle)

En la misma obra nos dice Ilya Prigogine:

“He escrito a menudo: “La materia en equilibrio es ciega; lejos del equilibrio, empieza a ver”. La sucesión de bifurcaciones que antes he mencionado conduce a una visión histórica de la naturaleza.”

“Los conceptos de bifurcación, autoorganización y estructuras disipativas se están extendiendo de manera creciente en todas las ciencias, incluyendo las ciencia humanas.”

“El concepto “lejos del equilibrio” es la fuente de la inmensa variedad del mundo de nuestro alrededor.”

“El progreso reciente en la teoría de los sistemas dinámicos y en las matemáticas en el dominio del análisis funcional ha dado verdaderamente la posibilidad de ampliar las leyes de la naturaleza de modo que incluyan rupturas en la simetría temporal y también la noción de probabilidad.”

Stephen Jay Gould, y en particular Edgar Morin, añaden:”No deberíamos pasar por alto todo lo que, en el hombre, no se puede reducir al cálculo racional: la poesía, el amor, la danza, los juegos, las celebraciones, la comunión, la participación, etc. Esta bipolaridad conduce inevitablemente a lo que yo llamo diálogo, puesto que no existe frontera entre el lado sapiens y el lado demens.

“A veces me digo que si el gusano puede convertirse en mariposa, ¿por qué no deberíamos ser nosotros capaces de una metamorfosis similar? Esto no significa que nos salgan alas en la espalda, sino que posiblemente algo nos preste alas espirituales.”

“Sobre todo, la incertidumbre nos hace desear y querer una conciencia lúcida, una nueva forma de pensar que, a diferencia del pensamiento invariablemente compartimentado en líneas disciplinarias cerradas que nos enseñaron desde la escuela primaria hasta la universidad, use el conocimiento disciplinario para, por así decirlo, comprender la totalidad.”

En cuanto a la contaminación química y la contaminación invisible, Mohamed Larbi Bouquera nos comenta:

“La complejidad de nuestro mundo excluye cualquier predicción simplista. En este contexto, la incertidumbre y la sorpresa son la regla más que la excepción. No obstante, podemos influir en el curso de los acontecimientos.”

“En primer lugar, probablemente, con una estrategia de desarrollo sostenible (ver al respecto las conclusiones de la Cumbre de Johannesburgo del 2003 sobre desarrollo sostenible).”

“En segundo lugar, se debe prohibir la exportación de productos peligrosos, en particular los cancerígenos; es detestable autorizar la exportación de un producto cuyo uso está prohibido en el propio país donde se produce.”

“Deberían fomentarse dos tendencias positivas. Primera, bajo la presión combinada de la opinión pública y dela legislación, hoy en día, la industria está desarrollando una ecología industrial, un aproximación innovadora a la prevención de riesgos.”

“En seguno lugar, estamos presenciando el surgimiento de una química verde en la que convergen la biología, la bioquímica y la clonación.”

“El principio de precaución -que ya está en la base de unos doce tratados internacionales, en particular del Protocolo de Montreal- se aplicará probablemente con mayor amplitud en el futuro. Su resultado será que los fabricantes se hagan responsables de certificar la seguridad de sus productos.”

En el artículo Los desafíos de la filosofía del siglo XXI   de Gabriel Vargas Lozano, nos comenta el autor:

“La filosofía es la única disciplina que puede permitirnos esta comprensión del decurso del mundo y visualizar su futuro.”

Nos dice, que en la obra anteriormente citada “Claves para el siglo XXI”, Jerôme Bindé concentra las preguntas de hoy de las cuales solo selecciona algunas:

“¿Qué debemos hacer frente a las amenazas para la supervivencia de la especie humana y de la biosfera producida por la erosión del medio ambiente?

¿Avanzamos hacia un mundo mejor con la biotecnología o hacia el “mundo feliz” de Huxley?

¿Qué futuro tienen los derechos humanos?

¿Podemos domesticar la inteligencia artificial o nos convertiremos en sus esclavos?

¿La globalización estará acompañada de incertidumbre cultural y violencia?

¿Cómo representarnos los futuros posibles de la sociedad de la información; del ciberespacio, de los medios de comunicación, de lo “virtual”?

¿Ha muerto la utopía o cuáles serán las utopías futuras?

¿Es una trampa la globalización?

¿Qué tipo de desarrollo podemos imaginar? ¿Se puede combatir la pobreza y la exclusión?

¿Estamos avanzando hacia un solo mundo?”

“Como se puede desprender de lo anterior, nos encontramos viviendo la crisis de una figura del mundo. La filosofía tiene el cometido de pensarla y buscar, en diálogo con otras ciencias, una salida posible.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s