¿Es válido el humanismo en nuestros días? (y III).

(De la obra de Javier García Gibert “Sobre el viejo humanismo”)

“El hombre conoce cada vez más, pero se reconoce cada vez menos.”

“Amputar, por ejemplo, las naturales tendencias metafísicas del ser humano y la inevitable dimensión ética de sus actos es, por supuesto, una obliteración de todo aquello que es propio del hombre por el mero hecho de que no puede ser científicamente computable y formalizable a nivel metodológico, pero a la vez indica una indiferencia absoluta -si no un desprecio- a lo que dota de sentido y dirección a nuestras vidas.”

“Como poco, el balance de las modernas “ciencias humanas” ha sido decepcionante para el viejo humanismo, y más todavía en aquellas disciplinas que se supone trataban específicamente sobre la condición del hombre, el estudio de su alma o la relación social con los demás. Si la sociología había quedado contaminada desde su origen por el positivismo de Comte, su fundador, y por su sujeción a una “física social” compuesta sólo por “leyes invariables” y valores numéricos y contables, la antropología moderna renunciaba en la misma línea a todo atisbo de nobleza y espiritualidad humanas, y cancelaba cualquier diferencia de calidad entre los hombres y de riqueza o valor entre las culturas (ya sea el funcionalismo de Malinowski, cimentado sobre todo en hechos biológicos y formalizaciones estadísticas, ya sea el estructuralismo de Lévi-Strauss, donde el hombre deja de ser un sujeto libre y singular para convertirse en una pieza intercambiable de una estructura).”

“Recogiendo los aspectos más antihumanísticos de Marx, Nietzsche, Freud o Heidegger, buena parte de los pensadores más influyentes de la segunda mitad del siglo XX han trabajado militantemente, no sólo en contra del sentido aportado por la tradición, sino más bien en contra del Sentido -de todo sentido-, propiciando, y celebrando incluso, sus funerales. El pensamiento francés post-estructuralista ha sido el abanderado de este programa: Lacan desde el psicoanálisis, Lévi-Strauss desde la antropología, Bourdieu desde la sociología o Foucault desde la historia de las ideas han sido algunos de los hombres más influyentes en todo este proceso, que ha alcanzado una suerte de paradigma filosófico en el pensamiento deconstruccionista de Jacques Derrida.”

“Como su propio y destemplado nombre indica, el deconstruccionismo busca socavar todo cimiento y toda metafísica que permitan sostener, por abajo o por arriba, cualquier relato legitimador de sentido.”

“Huelga decir que el trasfondo espiritual y metafísico no es lo único que desaparece bajo este análisis deconstruccionista. También desaparece la intención ética y toda verdad existencial.”

“A decir verdad, en la lógica fatal del pensamiento moderno, “la muerte de Dios” declarada por Nietzsche no podía llevar más que a la “muerte del hombre”.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s