El ser y el deber-ser. (I)

La obra tardía de Ortega y Gasset se refiere al fin de la filosofía. La intuición de que toda la historia de la filosofía posee un mismo principio, que en opinión de ortega está ya falto de veracidad, le lleva a preguntarse sobre otras formas de pensar diferentes de la filosofía.

Tal tema lo había puesto de actualidad anteriormente Dilthey, que a su vez se había inspirado en la teoría de Hegel del Espíritu Absoluto. Hegel ponía “el arte y la religión en el mismo plano que la filosofía y los tres como las más altas manifestaciones del espíritu humano-divino”. Dilthey calificaba la religión, la poesía y la metafísica como “los tipos de visión del mundo”.

Los estudios de Dilthey servirán a Ortega para sugerir formas de pensar sustitutivas del conocimiento científico.

“Otro pensador que convierte en tema recurrente de sus escritos la nueva posición de la filosofía es Heidegger desde el inicial y programático Ser y tiempo hasta sus últimos ensayos Superación de la metafísica y El final de la filosofía y la hora de pensar”.

Con el empirismo de Locke, Berkeley y Hume “el hombre rompe, por así decir, el espejo de la Naturaleza y sólo acepta como seguro la certeza de la experiencia del yo consciente o sujeto moderno”.

“Este es el hecho de la crisis del realismo y ahora interesa averiguar sus implicaciones en la teoría de la imitación”.

“Desde la perspectiva del sujeto, la estética pertenece a una facultad intermedia entre la inteligencia y razón, que produce el pensamiento, por un lado, y las percepciones sensibles de los sentidos externos, por otro, y esa facultad intermedia, que aprovecha y armoniza las otras dos, es la imaginación y el sentimiento”.

(El genio no imita ya la Naturaleza creada). “El genio es una fuerza de la Naturaleza inconsciente que, al estar dotado de una intuición interior, es capaz, en estado de gracia e inspiración, de ver unas ideas sin necesidad de experiencia y con ellas componer con la ayuda de la imaginación una obra original y nueva”.

“El artista no aspira a poner ejemplos y antiejemplos a los lectores, sino a producir una identificación emocional y una experiencia estética autónoma”. Y es que “la Modernidad especializa las esferas de la vida y escinde al hombre en áreas o ámbitos autónomos”. Este objetivo de enriquecimiento y progreso de la civilización, “sin embargo, ha tenido el efecto reflejo de escindir al hombre en órdenes especializados, haciendo imposible la generalización de valores compatibles inherente a la idea de prototipo”.

“Cuando la cultura deja de ser ejemplar, los personajes de la representación literaria y artística pierden también su tipicidad general”.

“El primero de los principios del prototipo, la excelencia de la tipicidad concreta, encierra ya el fundamento del segundo, la unidad del ser y del deber-ser, y no es sino aquel estudiado desde otra perspectiva. La concreción del prototipo personal se corresponde con el ser real e individual de la metafísica; la tipicidad o normatividad, con el deber-ser objeto de la filosofía moral. Un prototipo excelente abraza, en suma, una unidad inextricable de ser y deber-ser.”

(De la obra de Javier Gomá Lanzón “Imitación y experiencia”)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s