La “cuasi” vida.

“Los virus depredan sobre células vivas, a las que engañan para que acepten los ácidos nucleicos virales y expresen su genes”, secuestrando el metabolismo del hospedador para hacer copias de sí mismos.

Aunque la mayoría de los biólogos no creen que los virus sean seres vivos, el debate continúa. A favor de considerarlos como seres vivos está: los virus experimentan evolución y cambio; utilizan recursos y pueden “sobrevivir” independientemente. Y en contra: los virus no tienen células, necesitando un hospedador para reproducirse. Así “que se ajustan a las definiciones termodinámica, evolutiva y bioquímica de la vida, pero no a la definición estructural y la basada en el comportamiento”.

Otros tres cuasi-organismos se asemejan a los virus en cuanto a su estructura general y forma de vida: los viroides (ARN sin su envoltura proteica); los virusoides o virus satélites (hebras cortas de ARN que se aprovechan tanto de la célula hospedadora como de un virus para replicarse) y los agentes de transferencia de genes o GTA (virus domesticados en proteobacterias).

“Algunas bacterias contienen pequeñas hebras de ADN que actúan como cromosomas extra”. Son los plásmidos.

Algunas cadenas de polipéptidos también causan enfermedades. Son los llamados priones que surgen de una conformación irregular de una proteína normal. Al entrar un prion en el entorno de la célula, modifica la forma de las proteínas de membrana comunes. Esa modificación produce su unión en largos filamentos en el cerebro de los mamíferos (encelopatías espongiformes).

Tanto priones, como plásmidos o los citados virus, viroides, virusoides y GTA llegan a desdibujar “la frontera entre especies, entre individuos y entorno, y entre lo vivo y lo no vivo”.

“Los catalizadores ribosómicos, como los que se encuentran en los ribosomas y los viroides, han dado a los astrobiólogos la esperanza de que algún día lleguemos a entender los orígenes de la vida”: los ácidos nucleicos son necesarios para almacenar la información y las proteínas para realizar trabajo. Los catalizadores ribosómicos (ribozimas), pueden hacer las dos cosas.

Las hipótesis más plausibles para explicar el origen de la vida son: la del mundo de ARN (ribozimas); la del mundo de proteínas (priones) y la del mundo de lípidos (las membranas se desarrollaron antes que otros productos bioquímicos).

Ahora bien, “el salto de la no vida a la vida parece extraordinariamente difícil, lo definamos como lo definamos”.

Para terminar, decir que “nuestra definición de la vida tendrá que ser algo más que “no muerto”. Los virus, los priones y los elementos genéticos egoístas existen en la frontera borrosa entre la vida y la no vida. Tienen algunas propiedades que queremos, pero no todas.”

(De la magnífica obra de Lucas John Mix “La vida en el espacio”)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s