Predicción, acción, causa y efecto.

“Nuestro cerebro es muy hábil vinculando causa y efecto. Es todo una cuestión de predicción y pauta temporal. El efecto sigue a la causa.”

La observación de la causa nos hace predecir “cuál será el efecto y cuándo se producirá”. Y esto lo hace el cerebro: efectúa predicciones sobre el mundo verificando posteriormente en qué medida funcionan. Además, por este proceso de predicción el cerebro logra descubrir qué causas “van” con qué efectos. Seguidamente, causas y efectos se “unen” para formar unidades, que en tal caso son “acciones realizadas por agentes”.

Y “esta unión de causas y efectos en las acciones se pone de relieve si pedimos a alguien que nos diga el momento en que se producen los diversos componentes de la acción”. El ya clásico experimento de Benjamin Libet (ver vídeo) nos ilustra respecto a la cuestión. El experimentador pide a un individuo que realice una acción sencilla como pulsar un botón que hace sonar un timbre. “Mediante una esfera especial computarizada, el individuo debe decir el momento exacto en que aprieta el botón y también el momento exacto en que empieza a sonar la campanilla” (momentos mentales en los que los episodios suceden en la mente). Por otra parte, también se miden los momentos en que estos hechos suceden en el mundo físico (un ordenador se ocupa de medir “los instantes precisos en los que el individuo pulsa el botón y en que el timbre comienza a sonar”, a los que denominamos momentos físicos). Resulta que los momentos mentales y los momentos físicos no son iguales. “En la mente, la acción de pulsar el botón tiene lugar algo después y el timbre comienza a sonar algo antes”. “Para el individuo, la causa y el efecto de la acción parecen estar más juntos”. “En el momento mental, los componentes de sus acciones están unidos”.

Si ahora “cambiamos la condición de agente”, lo que quiere decir, por ejemplo, que el individuo realiza un “movimiento involuntario” al ser estimulado su cerebro por el experimentador con un fuerte pulso magnético, el movimiento de apretar el botón con el dedo y el tono resultante al sonar el timbre aparecen más alejados en el momento mental; lo contrario que la contracción del momento mental de la acción voluntaria vista, que se interpreta como que el cerebro une en el tiempo la causa y el efecto de las acciones.

(De la sugerente obra de Chris Frith “Descubriendo el poder de la mente”)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s