Vida y supernovas. -Alejandro Álvarez Silva-

Los restos de supernovas cercanas a nuestro Sistema Solar liberan gran cantidad de partículas de alta energía (rayos cósmicos -GCR) que tienen un impacto directo sobre nuestra atmósfera.

El profesor danés Henrik Svensmark ha estudiado los datos geológicos y astronómicos correspondientes a los últimos 500 millones de años.

Cuando el Sol pasa a través de los brazos espirales de la Vía Láctea, se encuentra con nuevos grupos de formación de estrellas llamados cúmulos abiertos que se dispersan con el tiempo y que abarcan un gran rango de edades y tamaños, por lo que las más masivas pueden explotar como supernovas. A partir de los anteriormente citados datos sobre cúmulos abiertos, el profesor Svensmark ha sido capaz de deducir el ritmo al que las supernovas explotan cerca del Sistema Solar. Comparando tal cifra con el registro geológico, encontró que la frecuencia de cambio de supernovas cercanas al Sol guardan relación con las condiciones de vida en la Tierra (la vida prospera aumentando la diversidad de géneros).

En palabras de Svensmark: “La biosfera parece contener un reflejo del cielo, en el que la evolución de la vida refleja la evolución de la galaxia”.

Las pléyades, por ejemplo, pudieron haber tenido un importante papel hace 135 millones de años sobre la proliferación de los ammonites.

Ver el artículo donde se explica esta sugerente hipótesis en PHYSORG.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s