Finito y la idea de lo infinito. -Alejandro Álvarez Silva-

Siguiendo las ideas básicas del artículo aparecido en el Blog “disfrutalasmatematicas” titulado ¡Interminable! voy a poner sobre el tapete la clara distinción entre lo finito, entendido no ya solamente como una entidad numeral sino como la propia esencia de todo lo material que nos rodea, medible, cuantificable, y la “idea” o concepto de lo infinito estrechamente aliada a lo “interminable”.

“Infinito es la idea de que algo no termina”.

El infinito no “está creciendo”, ya que está completamente formado.

El infinito no es un número real, sino la simple idea de que algo no termina, por ello no se puede medir.

Desde un cierto punto de vista, el infinito es más sencillo que cualquier cosa que tenga un final, pues si existe tal final hay que describir dónde está ese final.

También nos viene a la cabeza al hablar de infinito de los números que aunque finitos son extraordinariamente grandes (por ejemplo, el gúgol que es 10 elevado a 100), pero… ninguno “se acerca ni siquiera un poco a infinito”, pues al ser finitos son cualitativamente distintos de infinito.

Cuando en Matemáticas se usa infinito como si fuera un número no se comporta como un número real, pues cualquier número sumado a infinito vuelve a ser infinito. También: cualquier número real es mayor que menos infinito y menor que infinito.

Hay una serie de operaciones “indefinidas” para el infinito como la multiplicación por cero, la división por infinito, etc. que no lo son para cualquier “número grande”.

Cantor nos demostró que “hay diferentes tamaños o tallas de infinito”.

Podemos concluir que todas las cosas que conocemos tienen fin, pero el infinito no (es interminable). Diríamos que existen dos mundos separados (finito e infinito) que sólo tienen una conexión asintótica que llamamos “límite”.

El infinito sería una “idealización” de los números muy grandes (no de ninguno de ellos en concreto). La “idealización” es una “idea”, una inmaterialidad del mundo de lo “inaccesible”.

Aquí entronco con el concepto de Infinito Absoluto de Cantor: la idea de Dios se “acopla” a la idea de infinito, al “abarcar” el Todo, y no los concretos seres finitos de nuestro mundo.

Por último, establecer que hay una especie de treidad semiótica entre el infinito, los números grandes y la necesaria referencia a un número finito establecido como origen: sin tal referencia, el abismo entre los números grandes y el infinito sería muy ostensible.

(Un magnífico trabajo sobre el tema, debido a José Ramón Ortiz, se titula “El concepto de infinito”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s