Interpretaciones de la Mecánica Cuántica (MQ) -I-

“Las predicciones básicas de la MQ han sido confirmadas extensivamente por experimentos muy precisos, mas algunos científicos consideran que algunos aspectos del entendimiento de la MQ son aún insatisfactorios, porque requieren explicaciones accesorias o, “interpretaciones” adicionales que permitan una mayor intuición acerca de los resultados de los experimentos.

Podríamos definir una interpretación de la MQ como “un conjunto de afirmaciones que tratan sobre la completitud, determinismo o modo en que deben entenderse los resultados de la mecánica cuántica” (Wikipedia).

Y estas formas de entender ciertos aspectos de la MQ son tan agudas entre las diferentes escuelas alternativas, que difieren en cuestiones tan básicas como su determinismo, su realidad objetiva, etc.

La gran cuestión que subyace en la MQ es el llamado “problema de la medida”.

Clásicamente, medir significa revelar o poner de manifiesto propiedades que estaban en el sistema desde antes de que midamos.

En la MQ, el proceso de medición altera de forma incontrolada la evolución del sistema. Aquí la información que nos proporciona la función de ondas es la distribución de probabilidades, con la cual puede medirse tal valor de tal cantidad. Al medir se pone en marcha un proceso indeterminable en sí, pues existen distintas probabilidades de medir distintos resultados. Tal idea fue y es aún objeto de controversia tanto entre físicos, como entre filósofos y epistemólogos.

Cada una de las diversas interpretaciones de la MQ afronta el problema de la medida de forma diferente.

Sin más preámbulos expondré algunas de las interpretaciones de la MQ más ampliamente conocidas.

En un primer lugar podríamos clasificarlas en cuatro grandes grupos:

-Deterministas (Everett-multiversos, decoherencia)

-Deterministas con aleatoriedad (Einstein, etc.)

-Probabilísticas (Copenhague)

-Con papel de la conciencia (Von Neumann, Wigner, Penrose)

No obstante conviene describir sucintamente las principales.

Interpretación de Copenhague

Es la más común, a la que se han adherido la mayoría de manuales tradicionales de la MQ.

Fue emitida inicialmente por Niels Bohr y el grupo de físicos que trabajaba con él en Copenhague en 1927. Asume el principio de complementariedad de las descripciones ondulatoria y corpuscular.

En ella, el observador crea la realidad física del mundo microscópico, y a tales efectos, dicho observador puede ser considerado el aparato de medida macroscópico (por ejemplo, un contador Geiger). Pragmáticamente usa la MQ para el micromundo y la MC/mecánica clásica para el macromundo. (La función de onda puede ser real o no).

Interpretación extrema de Copenhague

Fue defendida por Auge Bohr (un hijo de Niels Bohr) y Ole Ulfbeck.

La interpretación estándar de Copenhague anterior permite a los físicos ignorar el “encuentro con la consciencia”, pero confina la “realidad creada por el observador” al mundo cuántico microscópico, pero en esta interpretación se rehúsa la existencia del micromundo. Desde este punto de vista, no hay átomos. Reclaman que los objetos a la escala atómica no existen en absoluto. Nada se mueve a través del espacio entre la pieza de uranio y los clicks del contador Geiger. Los clicks en el contador son “genuinamente fortuitos”.

En concordancia con ello, cuando los químicos e ingenieros hablan de fotones, electrones, átomos y moléculas, de refieren a objetos matemáticos sin realidad física.”

(Del Capítulo II -que continuará en otras entregas- de la obra de Alejandro Álvarez Silva “Multiverso y realidad”)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s