Interpretaciones de la Mecánica Cuántica (MQ) -III-

Interpretación del colapso objetivo o GRW

Explica por qué los objetos grandes aparecen sólidamente en un lugar, mientras a escala atómica por ondas, Ghirardi, Rimini y Weber -GRW- modifican la ecuación de Schrödinger para hacer que colapse aleatoriamente. Para objetos pequeños como átomos, un colapso ocurre sólo cada cien millones de años. El colapso de pocos átomos en un objeto macroscópico (como el gato de Schrödinger), por la mutua correlación hace que pueda colapsar la totalidad del objeto: “El gato, por tanto, puede permanecer en superposición de los estados vivo y muerto sólo muy brevemente”.

Estrictamente hablando, el esquema GRW no es una interpretación de la MQ, sino una propuesta de cambio de la teoría, pues no hay evidencia experimental del fenómeno GRW.

Interpretación de Ithaca

Propuesta por David Mermin de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York.

Esta interpretación toma la probabilidad objetiva como un concepto primitivo incapaz de mayor reducción y que ciñe el misterio de la MQ a un simple puzzle (realmente dos: la probabilidad objetiva y el fenómeno de la consciencia).

Según Ithaca, la MQ está tratando de decirnos que “las correlaciones tienen una realidad física, pero lo que correlaciona no”.

Ithaca confina el enigma cuántico al problema de la probabilidad objetiva.

Interpretación de la Lógica cuántica

Los experimentos parecen ser capaces de encontrar contradicciones en las cosas, así que en vez de procurar una explicación a éstas, podemos cambiar las reglas de la lógica para encuadrar los hechos observados. Este es el planteamiento de la lógica cuántica.

En esta interpretación cabe situar las propuestas de Roger Penrose y Henry Stapp, pero actualmente incluye especulaciones sobre la consciencia.

Interpretación de Von Neumann

Dice que en una visión de un objeto microscópico en una superposición de estados, el sistema de medida entero -desde el contador Geiger, al ojo humano mirándolo, por tanto, con el entrelazamiento sináptico en el cerebro del observador- estrictamente hablando, debe considerarse parte de una gran superposición de estados. Solo una consciencia, algo más allá de la ecuación de Schrödinger, puede colapsar una función de onda.

Henry Stapp postula que hay dos realidades, una física y una mental. La física incluye el cerebro, quizás en una particular superposición de estados. La realidad mental incluye consciencia, pensamientos, y en particular, intenciones. Lo mental puede intencionalmente actuar en el cerebro físico, escogiendo una particular superposición de estados, los cuales colapsan en una situación particular.

En la obra “Quantum Enigma” de Bruce Rosenblum y Fred Kuttner se presentan unas analogías entre la consciencia y la MQ.

La primera, debida a Niels Bohr, dice:

“El aparente contraste entre el flujo continuo hacia adelante del pensamiento asociativo y la preservación de la unidad de la personalidad exhibe una sugestiva analogía con la relación entre la descripción de la onda del movimiento de las partículas materiales, gobernadas por el principio de superposición, y su indestructible individualidad”.

Otra más se refiere a la Dualidad:

A menudo se arguye que la existencia de la conciencia no puede ser deducida de las propiedades del cerebro material. Dos procesos cualitativamente diferentes aparecen envueltos. En la teoría cuántica, un evento actual no se produce a partir del desarrollo de la función de onda, pero sí del colapso de la función de onda por la observación. Dos procesos cualitativamente diferentes se ven envueltos.

Y otra a las influencias no-físicas:

Si hay un pensamiento fuera del cerebro físico, ¿cómo se comunica con el cerebro? Este misterio reclama la conexión de dos objetos entrelazados cuánticamente uno con otro -lo que Einstein llamó “spooky actions” y Bohr “influencias”.

Unas cuantas más:

Realidad observada-creada:

Es el absurdo punto de vista solipcista de Berkeley del efecto de la consciencia: “ser es ser percibido”. Es la reminiscencia de lo que sucede con nuestro objeto en un par de cajas o con el gato de Schrödinger.

Pensamiento paralelo:

La velocidad de la acción neuronal es mil millones de veces más lenta que la de los computadores. No obstante, en problemas complejos, tales como, por ejemplo, una partida de ajedrez, los cerebros humanos pueden todavía competir con los mejores computadores. Los cerebros humanos son capaces, presumiblemente, de tal poder trabajando simultáneamente en muchas rutas. Tal proceso masivo en paralelo es lo que los científicos de la computación intentan conseguir con los computadores cuánticos, cuyos elementos están simultáneamente en superposición de muchos estados.

En base a estas analogías entre conciencia consciencia y MQ, existe la perspectiva de que un avance en los fundamentos de uno de los dos campos debe estimular un avance significativo en el otro. Las analogías deben incluso sugerir pruebas de la conexión entre ambas.

(Del Capítulo II de la obra de Alejandro Álvarez Silva titulada “Multiverso y realidad”)

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s