El límite inferior de la constante cosmológica y la existencia de vida

92f1c41c-ba5d-4179-9aa6-9ef70012b81d

La Tierra ocupa un lugar en el espacio que tiene una exposición mínima a las explosiones de rayos gamma, estando situada en la órbita de una estrella que quema hidrógeno como el Sol, poseyendo un alto promedio de metalicidad.

Según los científicos todos estos factores son muy favorables para la vida, lo que nos da una pista para encontrar otras posibles ubicaciones de la vida en el Universo.

El primer factor, en opinión de Tsvi Piran de la Universidad Hebrea de Jerusalén, tiene que ver con la constante cosmológica, desde el siguiente punto de vista.

Se ha demostrado que las explosiones de rayos gamma ponen en riesgo la vida. Por ejemplo, se cree que un estallido de rayos gamma podría haber causado la extinción del Ordovícico hace unos 440 millones de años (se eliminaron el 85% de las especies existentes en aquel momento).

Así que ese riesgo para la vida de las explosiones de rayos gamma favorece un Universo donde todos los objetos y acontecimientos como la explosión de rayos gamma favorece estén relativamente muy separados. Y, evidentemente, el principal actor que indica la distancia a que se encuentra un objeto de otros en el Universo es la energía oscura o la constante cosmológica. O sea, la constante cosmológica es en último término la que permite la existencia de vida, y por consiguiente, de igual forma, la propia existencia de vida puede establecer un límite inferior a la misma.

Desde estos presupuestos, Piran y otros autores estiman que cuando el valor de la constante cosmológica es menor que 10^(-124) en unidades de Planck, el número de regiones (“halos”) donde los planetas tienen la posibilidad de evitar las explosiones de rayos gamma durante largos períodos de tiempo disminuye bruscamente, de donde la posibilidad de una vida inteligente como la de los seres humanos es muy poco probable debajo de ese valor de la constante, sería, entonces, tal valor un límite inferior de la constante cosmológica.

El análisis completo sobre la cuestión es más complejo, pues tiene en cuenta la edad del universo (ni demasiado joven, ni demasiado viejo para la vida avanzada). Ni demasiado viejo, pues los planetas tienen que estar en órbita alrededor de estrellas como nuestro Sol que es lo relativamente joven que no ha llegado al final de su vida útil, ni demasiado joven para que las galaxias tengan el tiempo suficiente para someterse a la evolución química que produzca elementos metálicos (la alta metalicidad disminuye la probabilidad de tener un estallido de rayos gamma, pues las estrellas que la causan tienen concentración de metales relativamente bajas).

Los investigadores intentan ahora perfeccionar el límite anterior de la constante cosmológica, ampliando la gama de parámetros que la afectan, en el camino de encontrar las posibles ubicaciones de los planetas que pueden albergar vida.

Origen noticia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s