El presente “transcurrente”

watches-1204696_1280

Y no me refiero al consabido planteamiento “zubiriano” del presente como casi-pasado y como casi-futuro, esa línea sutil entre ambos.

El presente, además, es “transcurrente” por otra circunstancia, y es la siguiente.

Las sensaciones o emociones que aparecen en un cierto presente, vuelven a rememorarse repetidas veces en otros momentos futuros, en ocasión de situaciones diversas que de algún modo “recuerdan” el entorno o circunstancias que rodearon a aquel antiguo presente. Nuestra mente es capaz de poder rememorar ese antiguo presente, acompañado, esta vez, de sensaciones o emociones muy parecidas a las que se sintieron en aquel momento, lo que forma parte importante de lo que llamamos “recuerdo”.

Así que, de alguna forma, aquel antiguo presente “no murió” del todo, pues sigue permaneciendo, al menos en la mente del individuo. Claro está, tal recuerdo (con sus sensaciones y emociones) no es inmune al paso del tiempo. Lo que se “vivió” en aquel presente, hoy puede variar considerablemente, de forma que a cualquier observador ajeno le parecerá “cosa distinta”, algo, cuya comprobación por el propio agente actuante, no deja más que provocarle “asombro”, cuando en sus “adentros” habría jurado ser prácticamente lo mismo (misma sensación interna).

A parte de tal matiz, para cada individuo aquel antiguo presente vuelve a rememorarse, en multitud de ocasiones a lo largo de su vida. Para él, aquel presente no existió en cierto momento y desapareció a continuación, sino que vuelve a repetirse indefinidamente, o por lo menos durante algún tiempo.

A ésto denomino, con independencia de la definición de Zubiri, la “transcurrencia” del presente, o bien, el presente “transcurrente”.

Entonces, además de la consideración referente a los distintos intervalos temporales dentro de los que puede definirse un presente (la duración temporal o física del presente tiene que ver con la “acción” realizada durante tal presente, o mejor, el tipo de la misma: acción de lanzar un cuerpo, de ver algo, de sentir algo o de simplemente pensar algo, etc.), la “acción” que pueda desarrollarse (o iniciarse) durante o en cierto presente, de alguna manera incluye también los presentes antiguos (pasado): la acción está “mediatizada” no sólo por el momento presente, sino también por los “re-presentes” (rememoración de ciertos presentes -pasados- antiguos).

Así, aquella íntima conexión entre individuo y mundo global que sentimos en ocasiones (ciertos presentes), como una inmersión en el “alma del mundo”, por aquella “rememoración” seguirá “perdurando en el tiempo”. ¿No es ésto sino una cierta tendencia a la “permanencia”, que pudiera definirse como una “parcial eternidad”, reflejada como una tendencia hacia ella?

¡La “transcurrencia” del presente nos catapulta mucho más allá!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s