Los agujeros negros y su espín

milky-way-60538_1920

Un agujero negro no tiene “pelo”, en otras palabras, sólo tiene tres parámetros que lo definen totalmente: su masa, su giro y su carga eléctrica. Y desde luego, con independencia de su complejidad inicial al formarse con una mezcla compleja de materia y energía, es decir, con variados componentes (hidrógeno, polvo estelar, etc.) que se habrían precipitado hacia su centro, creciendo por acreción.

El agujero está rodeado por el llamado “horizonte de sucesos”, pues todo lo que existe en el interior del mismo no puede escapar hacia el exterior, ni siquiera la luz, por lo que dicha “singularidad” aparece en negro. (Sólo representa una excepción la llamada radiación de Hawking).

Fuera del horizonte existe un disco de acreción de rotación que sí puede emitir libremente.

El espín del agujero negro puede ser medido a través del “modelado” de su radiación de rayos X. Pues bien, la medición de los espines de diez agujeros negros  que han podido obtenerse indican que los mismos están alineados con dicho disco de acreción.

Precisamente, dos astrónomos del CfA (*) acaban de confirmar este mismo hecho hasta sobre la controvertida “Nova Muscae 1991” que se suponía giraba en sentido opuesto al de su disco: el resultado es que gira cinco veces más rápido que lo anteriormente estimado y en sentido no retrógrado.

La noticia se ha publicado en The Astrophysical Journal.

(*) Harvard-Smithsonian Centro de Astrofísica.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s