Lo más sustancial para el hombre (IV)

DIGITAL IMAGE

En las tres partes anteriores de este artículo hice mayor hincapié en lo que se presenta como lo más preciado por el hombre, ahora incidiré más, una vez expuesto lo anterior, en lo que verdaderamente más necesita.

Continuando con la teoría de las necesidades de Maslow, obviando las primeras más materiales, demasiado evidentes, como señalé en las primeras partes del artículo, me ceñiré a aquellas de más alto nivel. Para satisfacer las mismas, el hombre debe “asentarse” sobre cimientos fuertes que como asideros le estimulen hacia el futuro; necesita “certezas”, aún en estos tiempos de dominio del relativismo.

Y es que el hombre vuelve a plantearse lo que siempre fue su anhelo, casi una obsesión: ¡la búsqueda de algo más allá  de su limitada existencia terrenal! Por eso vuelven a ser claves aquellas cuestiones que están más cerca de la propia esencialidad de la vida (conciencia, emoción, etcétera).

Así que esas antiguas aspiraciones hoy constituyen una necesidad a satisfacer, en particular la estima y realización que pasan, desde luego, por los elementos espirituales que las conforman.

Como la ciencia actual no sirve para satisfacer adecuadamente tales presupuestos, la sociedad necesita una reconversión de esa ciencia que la acerque a tales objetivos. Pero esa labor se presenta ardua, por muchos motivos, unos de tipo administrativo y de estructura social, como el problema de la asignación de la investigación científica a los organismos públicos o las distintas instituciones privadas con su problemática del “control” por la sociedad; otros, más técnicos o puramente científicos, por ejemplo, las áreas de investigación que deben abordarse prioritariamente.

Es claro que la primera parte sólo puede ser abordada desde instancias globales tipo ONU, UNESCO, etcétera, aunque con más poder coercitivo; pura sugerencia en tal sentido y en relación al fenómeno de Internet, lo constituirían organismos como el ICANN (*).

Para la segunda sería más eficiente la creación de “comités de sabios” con poderes a nivel mundial.

De índole más académico, desde el punto de vista de la pura temática científica, se necesita ahondar en hipótesis que promulguen una congruencia entre el gran área de las ciencias llamadas exactas (físico-matemáticas) y el área de las ciencias de la vida (biología, psicología, etcétera): ¡la clara incongruencia entre ambas, en temas de indudable incidencia sobre lo expresado anteriormente como necesidad actual humana, lo aconseja!

Precisamente y para corroborar lo anterior, en sucesivos artículos de este Blog, expondré en qué consisten tales incongruencias.

(*) El ICANN (Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números) se dedica a preservar la estabilidad de Internet por medio de procesos basados en el consenso, y tiene mandato en todo el mundo, fomentando el uso de Internet donde éste es débil.

Como último logro, desde el 1 de octubre de 2016, el gobierno de EE.UU ya no tiene poderes sobre el sistema de nombres de dominio (DNS).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s