Una cuántica para la vida (I)

arcoiris

La solución al dilema de la convergencia o nexo de unión del mundo de la vida y la materialidad física, la intento edificar sobre una interpretación de la Mecánica Cuántica que pivota sobre tres ejes o tres hipótesis: el “espacio probabilístico”, la “realidad dual” y “el tiempo creativo”.

En sucesivos artículos las iré desgranando una a una. Ahora, solo adelantaré que la base fundamental de esta interpretación propia de la MQ son las ideas del eminente Max Born con su concepto de “invariantes de observación” y su tipo de objetividad relacionada con la intersubjetividad entre observadores, lo que conduce a la “realidad de la función de onda cuántica”, verdadera piedra de toque de esta visión interpretativa de la MQ. La clásica interpretación de la MQ de Copenhague es otro de los pilares sobre los que se asienta la interpretación que propugno.

Mario Bungue nos dice en su obra: “ONTOLOGÍA- Tratado de Filosofía”:

“Contrariamente a la concepción frecuentista, la probabilidad no es una propiedad colectiva o del conjunto (…)”, “sino una propiedad de cada hecho individual: su propensión a ocurrir”.

Y también:

“Nuestra concepción de la posibilidad es incompatible con el actualismo, según el cual las posibilidades están sólo en la mente”. “Nos hemos encontrado al criptoactualismo en la forma de la metafísica de los mundos posibles y el actualismo manifiesto en la interpretación de los universos múltiples de la mecánica cuántica. Una expresión más común del actualismo es la interpretación frecuentista de la probabilidad.”

“A diferencia de las frecuencias, las probabilidades sí miden posibilidades reales”.

“Las cosas no son verrugas del espaciotiempo. Y éste, si bien no es independiente de las cosas, tampoco es ilusorio. La realidad es la agregación de las cosas que mantienen relaciones espacio-temporales.”

Bungue termina su obra con los siguientes presupuestos:

“Si se admite el principio metodológico de que una teoría física, por definición de “física”, debe contener únicamente conceptos significativos desde el punto de vista físico, y si se acepta la definición de concepto físicamente significativo que afirma que es un concepto que se refiere a ítems físicos (…), luego los conceptos de espacio y tiempo absolutos e independientes deben ser descartados por no ser físicos. Según este criterio, sólo queda la clase de las teorías relacionales del espacio y el tiempo. Y los únicos criterios para para elegir entre éstas son: a) el poder matemático, b) su cercanía con la física contemporánea y c) la capacidad clarificadora.”

Estoy de acuerdo con este tipo de “metafísica” aplicada a la ciencia de la que nos habla Mario Bunge, y en la importancia crucial que da a la probabilidad cuántica con su “propensión a ocurrir”.

Lo dicho, en el próximo artículo me ocuparé de la primera de mis hipótesis: “El espacio probabilístico”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s