Relatividad “total”: el observador (II)

california-1751455_1280

La observación (De la obra del autor “Accesible e inaccesible”)

“Lo que puede hacer un observador físico no es baladí. Ese “darse cuenta” de las cosas supone varias cuestiones, entre otras una inteligencia. Porque el “darse cuenta” depende del “objeto” o del contenido de ese “darse cuenta”… Puede referirse simplemente a “si hay luz o no”, “si hay más o menos humedad”… En un nivel avanzado, “si existe peligro para la integridad del observador”… Y en otro, más complejo evidentemente, de su “propia presencia”, de la “consciencia de sí”, de la consciencia propia…

Esa recepción de los diversos “darse cuenta”, lleva “tras de sí” de forma evidente un cierta “complejidad” en el observador… ¡Para llegar al observador físico (lo que entiende por él la Física) se precisa, pues, un largo recorrido! ¿Hacia dónde?… ¡En pos de la complejidad!… Y curioso, “de algo situado más allá de la observación, como es el propio observador” (para él mismo), es decir,  lo “inaccesible”.

Y es que detrás del observador “se adivina” una creación… una propia creación del mundo, tras la continua “decantación” de realidad… Y esto es realizado por un “ente”, que en principio parece ser “nada”, prácticamente nada para nuestra percepción. En principio ese observador es simplemente “una mirada”, una “leve” mirada, un simple “ojo” que “escruta” fuera de sí… Y es que “dentro”, sólo participa en el misterio de la Nada. (Ese misterio es para nosotros simplemente inconcebible)… Y de ese balbuceo que de forma “extremadamente lenta” va “abriendo luz en el mundo” (y que a la vez provoca “la realidad” en su creación), se pasa a la construcción de los sucesos o acontecimientos, a la constitución de la propia historia (física) de todo el universo, sin que este observador tenga en principio ni la mínima noción de tal hecho, de esa “huella de creación” que va produciendo en el cosmos… El apercibimiento de tal hecho es muy posterior, es ya el “darse cuenta” del “estar en el mundo”, de su “propia realidad” que, por supuesto, él mismo ha creado, inconscientemente, gracias al proceso básico de la reflexión.

¡El observador, el simple observador aséptico de la Física ha construido el mundo, es el propio mundo! Si hasta ahora existía una cierta revalorización del observador -la relatividad del mismo, gracias a Einstein adquirió caracteres de teoría física elegante y completa, además de su inclusión básica en el proceso de la medida (paradigma cuántico)-, a partir de todas estas consideraciones se transforma en lo más básico del universo, su “agente” principal.

¡Y quién trajo si no la libertad que entraña la subjetividad del ser vivo!… Sin el observador, el mundo sería un “aparataje” mecánico, un mundo sin sentimientos, un mundo sin corazón… ¡Se lo debemos todo al observador!… “No está puesto ahí como un elemento accesorio” para que dé fe de algo (lo que esencialmente “le trajo” a la Física), sino que de “motu proprio” sobre él se construye la Física, mejor, el universo entero.

Desde el punto de vista filosófico o metafísico, la autocreación del Ser precisaba de un observador, del más simple, de su aparición en la Nada para transformarse en Ser, porque la creación del mundo es en sí la autocreación del Ser.

Lo más importante en relación al observador son las “claves” de la propia observación: “lo accesible” y “lo inaccesible”.

Por otra parte, es verdaderamente poco edificante la constatación de lo infructuoso, retrógrado y desilusionante del paradigma dualista en el desarrollo de la Ciencia a lo largo de muchos años. Para ser justos, las creencias profundas, verdaderos asideros de la criatura humana, tampoco pueden estar sujetas a los vaivenes de unas teorías pretenciosamente científicas que por su esencia deben ser “falsables”. Ciencia y fe parecen mantenerse en una continua lucha en cuanto se adivina el fantasma de la dualidad cuerpo-alma.”

El observador, con su dicotomía accesible/inaccesible, nos ayuda a la resolución del dilema anterior, de consecuencias tan nefastas para el desarrollo en armonía de los aspectos científicos y religiosos de la colectividad humana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s