Una revisión del tiempo (II)

ade6688e-e03c-4550-9fbc-c598dc30bbaa

Tiempo Creativo (1ª parte)

La idea clave que me llevó a concebir el concepto de “Tiempo Creativo” parte, sorprendentemente, de la lingüística.

Hay un verbo en español que tiene la particularidad de aunar tanto el movimiento como la acción; se diría creado, precisamente, para esta unión, y éste es el verbo HACER.

HACER tiene connotaciones puramente temporales, acerca de un tiempo “activo”, de un tiempo de la acción. Y sus tres tiempos verbales de pasado (HECHO), presente (HACIENDO) -en realidad un gerundio- y futuro (POR HACER -o la intencionalidad “haré”), se constituyen como la verdadera clave del “tiempo creativo”.

A partir de aquí ya estamos en disposición de abordar la parte más física de la hipótesis sobre el tiempo creativo. Para ello debemos establecer un sistema de coordenadas, ahora sí, “privilegiado”, con origen en el punto O que representa al observador. El “clasicismo” temporal se identifica, obviamente con el tiempo propio del observador, sobre su propio acontecimiento personal (su localización y su momento temporal)… Pero, ¡es que ese observador soy yo mismo, tú mismo! ¡El mundo se radica sobre tu persona”

El sistema privilegiado al que he llamado “privilegiado”, precisamente bautizado así por ser aquel donde coinciden el sistema de coordenadas definido en la teoría relativista especial -para estos menesteres, como veremos a continuación, “equivalente” al clásico- y el mecánico cuántico (leer al respecto el artículo de este mismo Blog “Prevalecencia cuántica”), es único, pero no fijo, pues acompaña en todo momento al observador O. (En realidad, es una especie de sistema con coordenadas comóviles, propias del observador).

Pues bien, sólo allí tiene sentido el presente-gerundio HACIENDO, y sólo allí el tiempo se configura en los “espectros”: HECHO, HACIENDO y POR HACER.

Ahora debemos preguntarnos: ¿Desde ese punto O privilegiado, con qué se mimetizan “físicamente” esos tres espectros?

Y la respuesta: el espectro temporal HECHO se mimetiza prácticamente con el pasado de O, que en primera aproximación corresponde al pasado de la representación relativista de Minkowski. (Ver figura)

espaciodeminkowskiimagesY como pasado (“realizado”) está totalmente configurado, es decir, es en realidad “historia” (no únicamente la historia de O, sino todos los acontecimientos “ya sucedidos”, es decir, “hechos”, se interrelacionen o no con ese pasado de O, y me estoy refiriendo, también, a la posible influencia del futuro sobre eventos del pasado, cuando se generan nuevas líneas de tiempo que no afectan a la línea del presente, de acuerdo con las últimas experiencias cuánticas -experimento de Xiao-song Ma, del Instituto de Óptica Cuántica de la Universidad de Viena.

Dentro de este espectro, sí tiene plena validez la clásica secuencia: pasado-presente-futuro. La razón es que dentro del espectro HECHO, el pasado en la representación de Minkowski, en el que para cualquier observador, O es posterior a cualquier acontecimiento de su interior, para cualquier proceso físico puede concebirse la reversibilidad del tiempo. Un ejemplo paradigmático sería el de una película de cine que puede proyectarse igualmente hacia atrás. O sea, todo proceso localizado en el interior se ese espectro tiene la misma secuencia: un origen, posee la “llama” del instante presencial de la medida, y un final (pasado-presente-futuro).

La característica básica, pues, que caracteriza al espectro HECHO es la reversibilidad, una característica que corresponde al mundo de la Física, tanto clásica como relativista. En otras palabras: todas las leyes físicas pueden reescribirse considerando el tiempo en sentido negativo (reversibilidad). No podría definirse estrictamente un sentido o una flecha del tiempo.

Veamos a continuación un diagrama de Minkowski un tanto modificado, con el tiempo en horizontal, y que resume la hipótesis del “tiempo creativo”.

Dibujo6minkowskiEl espectro del pasado, pues es “mecánico” como sinónimo de mecánico físico.

Pasando al siguiente espectro, el que corresponde al HACIENDO por parte del observador, decir que correspondería al clásico “presente” del observador, con un papel bastante claro relativo a la ACCIÓN, que analizaré con posterioridad.

Así que nos fijaremos a continuación en el tercer espectro, el “POR HACER”, que en principio sería asimilable al futuro de O.

Pues bien, para abordar el mismo es indispensable introducirnos en otros campos de la Física, en particular en la “lógica cuántica”. La razón es que el futuro se “enmarca” o tiene su evolución dentro de la onda probabilística definida por la función de onda de Schrödinger, a la que aplicaremos la interpretación clásica de la cuántica adoptada por el nobel Max Born.

El futuro de O no viene, en principio, determinado, sino que sólo se dan ciertas “tendencias a existir”. Y es que no existe un único resultado o “camino”, sino tan solo la probabilidad de cada uno de esos caminos, posibles resultados o estados, es decir, estamos ante una “nube” de posibilidades (lo que viene indicado en el esquema anterior, dentro del espectro del futuro o el POR HACER). La integral de caminos elaborada por Feynmann es todo lo que podemos adivinar acerca del “camino clásico” o del futuro posible de O: ¡Son sólo posibilidades “decantadas” por decoherencia o “colapso” de la función de ondas!

(Continúa en próximos artículos)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s