Confirmación abrumadora de las predicciones de la Física Cuántica

globalisation-1756123_1920-1

El 30 de noviembre pasado, por primera vez, el mundo entero tuvo la oportunidad de participar y seguir en directo un gran experimento mundial que tenía como objetivo poner a prueba las leyes de la física cuántica.

Doce laboratorios de todo el planeta, coordinados por el Instituto de Ciencias Fotónicas (ICFO), pusieron en marcha el BIG Bell Test, para comprobar si el mundo microscópico es tan “extraño” como predice la física cuántica: partículas comportándose de manera aleatoria y que definen sus propiedades cuando las observamos, extrañas conexiones inmediatas a distancia, etcétera, propiedades que fueron cuestionadas por el mismo Einstein.

Durante 48 horas en que ha sido 30 de noviembre en algún punto del planeta, los que han participado en la iniciativa, han ido generando secuencias de ceros y unos a través de un vídeo juego para conseguir que estas secuencias fueran lo más aleatorias posible.

Y es que cada uno de tales dígitos controlaban directamente en tiempo real las condiciones experimentales de los laboratorios (movimientos de espejos, filtros polarizadores, retardos de fase, etcétera), incidiendo sobre el tipo de medidas que se hacían sobre los diferentes sistemas cuánticos en cada laboratorio.

Así, los participantes han proporcionado a los científicos millares de decisiones “impredecibles e independientes” con las que efectuar las medidas sobre sus partículas. Precisamente, esta independencia es una característica crucial para que las conclusiones de los llamados Test de Bell sean válidas. De esta forma puede calcularse el “parámetro de Bell” o parámetro S.

Si el mundo fuera como decía Einstein (variables ocultas), es decir, no aleatorio y sin acción a distancia, el parámetro S no puede superar un valor de 2 (siempre menor que 2). La violación de esta premisa (llamada también violación de la desigualdad de Bell) indica presencia de fenómenos intrínsecamente cuánticos.

Según los científicos, el límite mínimo de participación necesario era de 1000 bits por segundo, lo que se superó antes de las 13:00 CET (Central European Time), de manera estable, durante varias horas.

A primeras horas de la tarde ya algunos laboratorios habían logrado obtener los primeros resultados que confirmaban la violación de la desigualdad de Bell, una clara refutación de la hipótesis de Einstein, dando completo apoyo a las predicciones de la física cuántica.

Leer el artículo completo en la agencia SINC.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s