¡Así, sí! : Un proyecto ilusionante

Por fin, un horizonte más halagüeño; mejor, yo diría ilusionante. ¡Y cuánto lo necesita España!

Por fin una meta que pueda satisfacer nuestras expectativas.

Parece que España quiera encauzar su rumbo. Y un rumbo ilusionante.

Ante nosotros Europa, un horizonte lo suficientemente grande para el trabajo de una entera generación, la nuestra.

Europa está sometida a una incertidumbre global, a ciertas sombras que hay que iluminar: ¡pero eso no es más que un acicate para los valientes… ¡Peligro sí, pero también una alborada! Hemos de construir Europa, ¡ahora!… Sobre los antiguos cimientos de la Europa Carolingia, y la de Carlos V, sometida a los vaivenes de una guerra de religión; hemos de construir, ahora sí, una verdadera nación, grande, variada, ejemplo para los otros pueblos, para que la tradición democrática griega, los impulsos civilizadores romanos y los progresos de la civilización occidental con raíces cristianas, no se deslicen hacia la nada, sino que, por el contrario,  sea el revulsivo de una nueva y futura civilización, orgullo de esta planeta nuestro que nos vio nacer y que debe catapultarse hacia el futuro.

Ahora bien, España debe comprometerse con este “núcleo fuerte” de la eurozona, para establecer los sólidos cimientos de esta “nueva” (en su replanteamiento) nación europea: Alemania, Francia, Italia y España a la vanguardia, y ya… Más Europa, mucha más Europa: un verdadero ejército europeo para su defensa, una verdadera política social común, un presupuesto unificado global, etcétera.

El “postureo” de la “pequeña política” de los partidos, por supuesto, también los españoles, ha de dejar paso a estadistas de peso como Adenauer, Schuman, Monnet o Churchill.

Aquellos que sus miras no se enfoquen hacia este ilusionante proceso, que escojan otro “modus vivendi”… Es tiempo de valientes, de solidaridad, de superación de diferencias, de unificación de esfuerzos, de dignificación de la criatura humana, de defensa de la vida que conocemos… Hora de desterrar el odio, de superar enfrentamientos fraticidas que no cambiarán la historia…

España escribió pasajes memorables cuando tenía horizontes a su altura, y se denigró cuando su mirada fue “ramplona”, ante las desgracias y el decaimiento moral y económico en que se sumergió… ¡Una nueva generación quiere ejercer su papel, y el momento posibilita ampliamente su emergencia!

¡Ahora sí vamos a ser protagonistas de la nueva andadura!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s