¿Qué es la conciencia (¿consciencia?)?

 

Aquí, la conciencia la entiendo como el “darse cuenta”. Pero un “darse cuenta” de algo en similitud con “tomar nota”. Y prosigo, un “tomar nota” que hace las veces de una “grabación” en el “tejido histórico” universal. Tejido cuyas fibras son los “sucesos” o “acontecimientos” físicos.

La conciencia-consciencia (prefiero establecer tal “dualidad” como unificación que no me distraiga, aquí, del propósito principal de este artículo que seguidamente se vislumbrará) sería la “entrada” en un mundo al que bautizo como del “subconsciente intra-objetivo”. Ese subconsciente que constituye el velo de “intersubjetividad” que constituye la “objetividad” del mundo cuántico.

No todo el subconsciente personal (de cada criatura o individuo) forma parte del campo intersubjetivo cuántico, sino aquella “parcela” del mismo sometida a lo que llamo la “Ley Puente” (ver artículo del mismo título en este mismo Blog).

El mundo subjetivo de cada ente (podemos llamarle ya, “vivo” a estos propósitos), realiza el “cotidiano” y, al mismo tiempo “fantástico” salto, al “mundo intersubjetivo cuántico” en un proceso al que llamamos conciencia-consciencia… y tal vicisitud la incardinamos dentro del vocablo “conciencia”. ¡Esa sería la conciencia!

La subjetividad individual se objetiviza en su “intercalación” en el mundo intersubjetivo (objetivo) cuántico.

De tal constitución se “entrevera” las particularidades de tal mundo intersubjetivo, a modo de tejido “universal” que interconecta todas las individualidades (subjetivas) en una “globalización” que, sin embargo, preserva su propia “personalidad”: El ente se “individualiza”, aún perteneciendo a un mismo cuerpo (tejido intersubjetivo) global: ¡Metafísicamente, la paradoja de la “unidad-múltiple”!

El “mundo intersubjetivo” presenta un paralelismo evidente con la holística cosmovisión de numerosas creencias orientales, pero no es el objetivo de estos razonamientos, simplemente pretendo discernir un conjunto de posibilidades que den entrada dentro de una “continuidad lógica” la armonización de elementos tan dispares, y a la vez, tan sensibles a la dignidad humana, como la conciencia, la vida o la sensación.

¡He aquí el esbozo de un gran planteamiento, un sugestivo inicio, al que pretendo dar continuidad en sucesivas entregas, si mis musas e intuiciones no me abandonan!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s