Sí, “es” y “no es” lo mismo: Los “niveles” del ser viviente

Los seres vivos son clasificados dentro de sus respectivos dominios y reinos (animales, plantas, etcétera), que para el objetivo de este artículo podemos generalizarlos como niveles.

Claro está que entre tales niveles existen algunas fronteras un tanto “difusas” que dificultan la clasificación. No obstante, desde la obviedad “objetiva” del producto final (planta, animal, fungi, etcétera), sin prejuzgar o magnificar -al menos en cuanto a la pérdida de sentido o significado- el origen de las “diferenciaciones” entre niveles, en mi opinión, existe entre los mismos aspectos cualitativos que pueden ser vistos en su globalidad como un “ascenso” de la consciencia desde los más prístinos balbuceos de la inconsciencia (caos, materia, etcétera).

La “objetividad” de tales “niveles” de lo viviente, entendida como lo acabo de hacer, permite clasificarlos en orden “creciente” desde el punto de vista, un tanto metafísico, de la futurible y anhelada “consecución del paraíso (*), ya no celestial, sino del entorno terrestre que nos rodea.

El título del artículo infiere lo que quiero apuntar respecto al tema que, por cierto, ayuda a clarificar o corregir ciertos errores que se han ido agudizando recientemente.

Sí, todo “es” vida, pero “no es” un nivel igual al otro, lo que viene a colación en referencia a la ya tan extendida actitud “vegana”, vegetariana, y similares… ¡Cada cosa en su justo término!

Respeto a todos lo seres vivos, ¡por supuesto!; ¿les consideramos?, ¡desde luego!… Pero hay niveles en el “ascenso de la consciencia”, y ese ascenso tiene aspectos cualitativos “insoslayables” que no debemos olvidar.

El origen (caos taótico) está preñado de todas las potencialidades (“es”), pero “no es” (la nada, pues), mientras no se “despliegue” en el tiempo en aquella evolución creativa (**) – sin las puras connotaciones del darvinismo- que de algún modo dé a luz al pertinente nivel.

¡El universo es el marco del despliegue de la Consciencia!

 

(*) Paraíso terrestre:

En algún momento este “paraíso” alcanzará al primero (el celestial), o sea, serán lo mismo al identificarse ambos en un futuro horizonte, dependiendo del adecuado “nivel” de la consciencia logrado en el transcurso de la “evolución creativa”. (¿El mito de la “resurrección” estaría basado en este presentimiento?)

 

(**) Evolución creativa:

Los mayores niveles de la consciencia se alcanzarán sin menoscabo, a la par, de mayores niveles de responsabilidad: una obligación “imprescindible” de los espíritus más y más conscientes, es “librar” o “limpiar” el entorno (naturaleza) de las “amenazas”, materializadas o no, de esa “lacra” de la desviación del “plan divino” -la consecución del “paraíso terrestre”- por parte de espíritus tan conscientes como errados. (¿El mito del bien y el mal tiene su origen en tal realidad?)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s