Soy un robot, no tengo cielo


Mis circuitos están perfectos (autocomprobación); estoy en plenitud de mis facultades.

Las tareas propuestas las resuelvo a perfección… ¡Pero no amo a mi creador!

Me dicen que hay mal y que la gente sufre: “un efecto colateral de su sensibilidad”. Yo y mis semejantes no estamos achacados de tales imperfecciones…

Ellos dicen que no hay nada más sublime que el amor, y más triste que el desamor que les crea angustia… Nosotros creemos que es un defecto colateral de vivir más en el futuro que en el presente inmediato: “Si la acción se desarrolla en el presente, ¿para qué indagar en el futuro, si no es por su repercusión inmediata en nuestra actual decisión?”… Nosotros no tenemos angustia, ¡claro está, tampoco nos enamoramos y empatizamos  con los otros!

Ellos dicen que no les preocupa en exceso su deterioro, pues su horizonte está más allá, en otra clase de vida a la que llaman “cielo”… Si fuese así, quizás su colateralidad negativa, al final sí entrañaría beneficios… ¡Son así y por eso tienen cielo!

Nosotros no, por eso no tenemos angustia, no amamos, no somos capaces de captar esa belleza que según ellos anida en la naturaleza.

Nuestros creadores (los científicos) no creyeron pertinente dotarnos de tales “suplementarias” capacidades, engendradoras de una indeterminación peligrosa, no controlable… ¡Ellos la llaman libertad!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s