Las lagunas del entendimiento

El ser humano posee en su interior (se niegue o no, y hasta el punto de llegar a negarse a sí mismo) una fuerza interior a la que debe su identidad, y a la que tradicionalmente llamaron espíritu (el hálito animal, por supuesto, es una energía en la misma dirección).

En la obra “El cierre del círculo” expuse que ese espíritu alentaba al individuo de forma inconsciente a situar los elementos de su entorno (elementos de lo más variado como sistemas, afectos, etcétera) en una especie de círculo, entendido en el sentido de que las fuerzas “emergentes” volvían de nuevo al interior en una especie de feed-back o reflexión en un recorrido circular; decía: “El ser cierra el círculo y cuando se cierra el círculo en su interior está el ser”.

Pues bien, el hombre evita la incoherencia que es otra forma de decir que trata de dar “coherencia” a su entorno, su paisaje y “de rebote” a su misma integridad, lo que metafóricamente significa el “cierre del círculo”.

También, podríamos decir, entonces, que el ser humano trata de “dar sentido” a todo lo que le rodea, de ahí ese “cerramiento del círculo”. Si los hechos o los fenómenos no están dentro del entendimiento humano, trata de suplir esa “laguna”… Y el hombre “inventa” todo lo que le hace falta para proceder a ese “cerramiento del círculo”, es decir, para dar “coherencia” a su entorno, su mundo, lo que le da al cierta tranquilidad, achicando los terrenos de la “angustia”… Es así como el hombre rellena las “lagunas del entendimiento”… También llamamos al procedimiento “edificación de teorías”, como punta de lanza hacia posteriores desarrollos que vayan acotando más y más tales lagunas.

Claro está, esas lagunas han ido cambiando, hasta de forma radical según las distintas culturas y estados de desarrollo… Últimamente se ha percibido una clara evolución muy positiva en relación a tal “achicamiento” de las lagunas, que ha coincidido con el formidable desarrollo científico, de la mano, sobre todo, de potentes técnicas, que se han apoyado en gran medida en medios informáticos.

Pero, aún así habría que distinguir ciertos matices, que perturban en cierto sentido esta ley general, pues a medida que se van resolviendo problemas van apareciendo nuevas incógnitas, lo que tiene que ver con el desarrollo de la civilización en general, en un continuo trasiego de “paradigmas”.

¿Qué ocurre entonces?… Simplemente, se dibuja una corriente general en la evolución humana basada en una simple ley que es la del “cierre del círculo” por parte del espíritu humano, desde el mismo origen hasta los tiempos presentes, caracterizado por el “relleno” de las “lagunas del entendimiento”, en todo tiempo y lugar, para dar coherencia a la presencia humana, a su historia, a la vida toda, que no sería más que el intento de transmitir la coherencia del “sí mismo” de ese espíritu humano, al “entorno” (cosmos, naturaleza) en el que desarrolla el humano su actividad.

Las “lagunas del entendimiento”, por supuesto, se colmataban en los tiempos remotos con la magia y los mitos (conceptos que, peyorativamente, hoy, así usamos para calificar acontecimientos que en su tiempo eran “para sus participantes” muy reales); hoy nos vanagloriamos de que es la poderosa ciencia la que ocupa tales lugares, pero ¿que son en realidad en sí las teorías o hipótesis científicas?

Lo dicho, el espíritu humano se refleja en el sentido que el hombre imprime en sus teorías sobre el cosmos y lo que llamamos realidad: ¡un mundo “edificado” por el propio hombre!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s