¿Es la vida el resultado evolutivo del acoplamiento “casual” de moléculas pequeñas?

Las moléculas de ácido ribonucleico (ARN) muy simples pueden unirse a otras moléculas de ARN a través de una reacción química llamada “ligadura”. Así, la unión azarosa de diferentes piezas de ARN podría dar lugar a un grupo de moléculas capaces de producir copias de sí mismas, poniendo así en marcha el proceso de la vida.

Dicho proceso que eventualmente llevaría a la evolución de la vida, tuvo lugar durante un largo período de tiempo, e involucró varios pasos, y uno de estos pasos cruciales pudo haber ocurrido de la forma descubierta por el Dr. Pierre Durand y la estudiante de doctorado Wits Nisha,  del Laboratorio de Evolución de la Complejidad en el Instituto de Estudios Evolutivos de la Universidad de Wits.

Ambos han demostrado cómo pequeñas moléculas no vivas pueden haber dado lugar a moléculas más grandes capaces de reproducirse a sí mismas. El paso hacia moléculas auto-replicantes fue un evento clave en el proceso evolutivo hacia la vida.

En su opinión eso sucedió por casualidad.

La clave es que esas pequeñas moléculas de ARN poseían una actividad enzimática que permitía la “ligadura”, permitiendo así la unión entre ellas para formar moléculas mayores.

Dichos resultados se publican en Royal Society Open Science.

Ver artículo completo en Phys.org.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s