Nicho de expansión cósmica

Este artículo pivota mayormente sobre los razonamientos de Paul Davies en su obra “Un silencio inquietante”, pero no en exclusiva.

En su “respuesta de los tres sombreros”, he de decir que me apunto en parte a su “sombrero” como ser humano (“En momentos de romanticismo, me gusta imaginar que todas las entidades inteligentes biológicas o no, gozan de un vínculo que los une a través de la inmensidad del espacio y el tiempo, arriba y abajo de la escala de la inteligencia”), rechazo su sombrero filosófico (“qué siento acerca de la  naturaleza de un universo en el que estemos solos. Francamente, me deja intranquilo”) y vengo a opinar sobre su sombrero científico.

Como científico, Davies afirma que “probablemente seamos los únicos seres inteligentes de todo el universo, y no me sorprendería que el sistema solar contuviese la única vida del universo”. Su explicación: “veo que en el origen y la evolución de la vida intervienen muchos factores contingentes, y porque todavía no he visto ningún argumento teórico convincente de un principio universal de aumento de la complejidad organizada”.

Es cierto que existen muchos factores contingentes, de ahí los grandes esfuerzos que se están realizando en la búsqueda de algún tipo de vida alienígena.

Respecto a lo segundo, en multitud de artículos expuestos en este Blog (“El sentido del universo”, etcétera) soy optimista en cuanto a la existencia de ese principio universal de aumento de la complejidad, eso sí, salvando el importante papel del azar en ello.

Acerca de ese “silencio inquietante” del que nos habla Davies (precisamente el título de la obra mencionada), para mí ese silencio se transforma en “esperanza”.

He titulado este escrito “Nicho de expansión cósmica”, porque en esas palabras queda resumida mi teoría en relación al tema, que se construye sobre dos premisas básicas. La primera es que la vida existe en el universo -una evidencia basada en nuestra propia presencia- y además es inteligente, quedando sólo por ver hasta dónde se “extiende” o podemos prolongar la evidencia.

La segunda premisa es que tal vida debe ser en principio “rara”, es decir, escasa en su aparición, algo necesario para que las posibles “civilizaciones galácticas” no se perturben mutuamente, permitiendo así un desarrollo de las mismas adecuado para alcanzar el nivel evolutivo que la misma vida necesita para progresar en el camino de la inteligencia.

El “silencio inquietante” del que nos habla Paul Davies es el efecto de la condición necesaria para que cualquier civilización galáctica se desarrolle hasta el nivel de inteligencia precisa para alcanzar otro principio básico de la vida inteligente: “El reconocimiento universal del derecho de toda civilización galáctica a poder desarrollarse sin perturbaciones ajenas que la desvirtúen o la anulen”.

La rareza de la vida y el silencio exterior en el universo, serían las condiciones necesarias y suficientes para la evolución de la complejidad organizada vital en pos de unos grados de inteligencia autónoma e independiente (quizás, convergente) que en sí sería, precisamente, “el sentido del universo”.

Alrededor de cada semilla vital que aparece en el universo, quedaría así asegurado un espacio de expansión de esa vida de forma autónoma, sin interferencias ajenas de otra posible vida, lo que permite su posible evolución -si no ocurre el colapso de la misma por autodestrucción, u otro cataclismo como la caída de un gran asteroide, etcétera- hacia una vida inteligente (civilización galáctica). Pues bien, a tal espacio o entorno, por razones obvias, he denominado “Nicho de expansión cósmica”.

El pesimismo de Paul Davies contrasta frontalmente con la visión mucho más optimista de muchos científicos y la mía  propia, sobre esa conexión holística entre todos los rincones del universo avalada por las sorprendentes propiedades de ese mundo cuántico que empezamos a entrever. ¡El futuro y con él la vida, son nuestros!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s