Nuestro “legado” no se pierde: ¡Viviremos a través de …!

La sensación, el instante del momento presente, el estar aquí y ahora junto al marco que te rodea y que te es propio, como la sangre que sientes dentro… ¡Es la vida!… La vida, el sentirse vivo es eso, tan reconocible que no hay nada que lo iguale… Y el “estar vivo” es algo único y personal, presencial, momentáneo pero también transcurrente… al mismo tiempo que sientes el hoy, sientes las vivencias del pasado en una continuidad que se incrusta en nuestra personalidad (la dureé de Bergson).

Mas yo adivino en esa multiplicidad, al menos tres almas o sentimientos propios que se interrelacionan en la intimidad propia. Me refiero a las sensaciones del pasado, dentro del marco de aquella circunstancia, la del “recuerdo” de la misma con la consiguiente sensación o emoción que ha quedado en nuestra psiquis al recordarlo, y la mixta composición emocional que en este presente se suma a ese recuerdo-emoción, los sentimientos propios del presente (del entorno circunstancial actual) que, además, tiene un componente que se prolonga en la actitud base del comportamiento futuro.

Nada fuera de lo que cotidianamente percibimos, pero que para mí sirve de apercibimiento de esas tres almas, conexionadas por el presente… Y es que en sí, cada una de ellas representa una “vida”, sí, con su particularidad propia, pues en cada una se da el sentimiento vital, que el sujeto respectivo posee (es indiferente que lo achaquemos al mismo sujeto en los tres casos, pues en cada momento y entorno su “íntima” individualidad florece)… La “transcurrencia” posterior (una suerte de confluencia pasado-presente-futuro) es lo que transfiere ese carácter de personalidad o de “individualidad” que achacamos a cada criatura…

Ahora quiero referirme a otra cuestión que en mi opinión, hablando de la “personalidad”, tiene que ver con ese otro sentimiento de “angustia” que nos acompaña (al menos al ser humano) en muchos momentos de nuestra vida…

Creo que esa “personalidad”, ese reconocimiento como “individuo”, sujeto o poseedor de un “yo”, es en verdad lo que conlleva ineludiblemente a la “angustia vital”, por ello, y desde este punto de vista, me explico el fundamento budista de que la única forma de desterrar tal angustia es “eliminando el deseo” que, precisamente, acompaña y define al “individuo”… Por eso me pregunto si esa pérdida de individualidad que acompaña a la eliminación del deseo, no será el ascenso a un nivel superior que representa el “nirvana”, como una difuminación  o disolución de nuestra personalidad en la del Espíritu Supremo o espíritu de la globalidad (del mundo)… ¡Todo lo contrario del retroceso a una nada o nihilismo del que acusan al budismo sus detractores!

A continuación, entraré en el objeto principal de este artículo que no es otro que el de la conservación del “legado” de nuestra vida a nuestra desaparición (material): ¡Y es que su inanidad nos apesadumbra!… Es, salvando las distancias, el mismo sentimiento que nos inunda ante la necesidad de dejar descendientes para la posterioridad, tan fuertemente arraigado en todo el mundo animal, yo diría en la vida toda, en el fenómeno vital.

Pero, ¡nuestro legado no se pierde!… Como expresé en el título del artículo: ¡Viviremos a través de…! Precisamente, esta ha sido la idea recurrente a lo largo de muchos de mis escritos…

La cosmovisión que defiendo precisa que cada uno de los seres vivos “sustenta” el universo… hasta el punto que la desaparición de uno sola de sus piezas (seres) equivale a su total desmoronamiento, entendiendo el universo completo a todo lo largo del tiempo y el espacio; así que la vida de cada uno de sus seres  es la vida de todo el conjunto, del orbe, pues su holismo indica que cada parte contiene en sí todo el conjunto, igual que el conjunto contiene a todas las partes…

Si a todo ello añadimos las enseñanzas budistas apuntadas del “nirvana” y aquella “resurrección” hacia el infinito retorno que de alguna forma reflejaría la holística presencia de nuestra vida en el devenir universal, está claro que ¡viviremos a través de todo ello! ¡Nuestro legado no se pierde!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s