La intersubjetividad y el entrelazamiento cuántico

Siguiendo la línea de mis anteriores artículos del Blog sobre el observador y el sujeto, diré que la intersubjetividad resultante en el universo como consecuencia de la realización de una medida (objetividad pura), trae como efecto colateral el entrelazamiento cuántico entre los diversos manipuladores de la misma. Quiero decir que en un experimento, de hecho, además del investigador o medidor en solitario, “entrelazado” con el propio objeto del experimento y su aparato de medida, pueden y de hecho suele ser el caso normal en ciencia, ser varios sujetos (consciencias) quienes realizan el experimento a la vez. Entonces, por la objetividad-intersubjetividad en todo el cosmos, el resultado de la medida debe ser el mismo para todos los investigadores que realizan al unísono la medida, o lo que es lo mismo: ¡deben estar entrelazados cuánticamente!… Como conclusión: ¡Por efecto colateral de la intersubjetividad cósmica aparece necesariamente el entrelazamiento entre variados agentes (conciencias-sujetos)! Es decir, hay una importante relación entre intersubjetividad y entrelazamiento (en el sentido propuesto).

En cuanto al papel, tan ampliamente debatido, entre la relatividad general de Einstein y la Cuántica, una forma simple de resolver conflictos es asignar a la relatividad einsteniana el papel de “contenedor” del marco espacio-temporal donde se circunscriben los acontecimientos o sucesos, o sea, simplemente hay que sustituir el marco de coordenadas euclídeas de nuestra geometría básica, por el de las coordenadas minkowskianas más gravedad, o nuevas líneas de universo. Dentro de este marco actúa la física cuántica con sus peculiares propiedades (no-localidad, multiestados, entrelazamiento, probabilidades, túnel cuántico, etcétera).

Por cierto, otro concepto que necesita un toque de cierta modulación, es el de objeto físico y su dimensionalidad… En verdad, la no-localidad y los estados o partículas entrelazadas nos llevan, como por cierto se ha descrito en numerosas ocasiones, a considerar estas partículas entrelazadas como un solo sistema-objeto, donde su tamaño interno, tomado como distancia entre las mismas (que, por cierto, pudieran estar distanciadas hasta años luz), es sumamente variable: ¡en realidad el “tamaño” o dimensión clásica de tales objetos, así considerados, deja de tener la validez que asignamos a los objetos materiales clásicos!… Yo diría que se identifica mejor como “objeto” (cuántico) al conjunto de partículas mutuamente entrelazadas… Así que, en mi opinión, habría que desterrar por inadecuada, la asignación del entrelazamiento cuántico entre dos partículas a un “agujero de gusano”, como así se pretende con reformulaciones matemáticas.

Añado aquí y como curiosidad, que la obra “The universe in consciousness” de Bernardo Kastrup (ver Tendencias21), que propone una “consciencia universal” con múltiples personalidades como posible explicación de nuestra consciencia, tiene un indudable parecido con lo defendido en este Blog a lo largo de muchos de sus artículos como: “La mente global holística”, “Reverberancia y matemática, “¿Y por qué no una mente global?”, “De observador a sujeto: la clave de la conciencia”, “¡Reverberamos!”, y un largo etcétera.

Anuncios

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s