La conexión mundo-objeto-lo otro

El gato “Seno”

A mi lado la mascota que actualmente alegra nuestras vidas: el gato “Seno”… El bautismo le vino como derivación del que inicialmente le pusimos: “Sena”… Creíamos que era una gata y al comprobar su sexo, derivó en el actual… Se me olvidaba decir que era un gato callejero, quiero decir abandonado, pues no le encontramos en la calle, sino en el monte.

Por cierto, se nos ha vuelto a añadir (por lo menos en cuanto a la comida se refiere), ahora sí, una gata que por “afinidad” la hemos llamado “Coseno”.

Tras la anécdota entraré en lo mollar del artículo. Bueno, creo que también puede ser interesante anotar el acicate o la inspiración del mismo que, de ahí el prolegónemo, se relaciona con el gato “Seno”… La tranquilidad con la que se acomoda a nuestra vera, es la misma que a su vez él nos transmite… Entonces me surgió la curiosidad de la razón profunda de tal sentimiento… Tras una no excesiva reflexión, se me ocurre, entrando ya en temas más filosóficos, que tal sensación o sentimiento tendrá que ver con el “reconocimiento” que todos necesitamos del “otro”, es decir, del mundo, para nuestra “autoafirmación”.

El hombre necesita de “lo otro” para ser “el mismo”. Es otra versión de la dicotomía sujeto-objeto. Pero lo curioso es que “lo otro”, por la metáfora del gato, parece ser suficiente para establecer la afirmación del mundo, el reconocimiento por dicha criatura de nosotros mismos… El “sentimiento” anteriormente descrito obra, asombrosamente, como si fuese el mismo mundo quien se presentara ante nuestros ojos… ¡La humilde criatura “gato”, con su asentimiento, con su donación, abre todo el mundo ante nuestra presencia, reconfortándonos y autoafirmándonos!

Fuera de nosotros (el sujeto), el objeto lo es todo: el cosmos, el mundo, la individualidad del simple gato… Es una prueba de la identificación entre el mundo, el objeto y lo otro.

¿Sería ésto un indicio de la conexión misteriosa entre los objetos, los seres individuales y el todo, el cosmos?… Esa conexión vendría avalada por nuestra “presencia”… ¡Somos “necesarios” para tal conexión, la conexión como componente del “objeto” que lo es en contraposición del “sujeto” que somos cada uno por sí mismo!

¡Somos una de las dos partes de las dos que conforman el ente completo “yo-mundo”, cuya característica principal es la autosuficiencia!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s