Tú y tu prójimo: ¡Aligera tu mochila!

(El fin nunca justifica los medios. Son como el aceite y el agua: ¡inmiscibles!)

En las antípodas del humanismo:

“El ideal del igualitarismo marxista”

“La religión como opio del pueblo”

……………..

El prójimo aparece a la vez que el yo: mutuamente se autodefinen; uno define al otro. Antes de eso, es decir, la alternativa, es el caos o la masa indiferenciada.

Ignominia, mal, etcétera, son inherentes a la naturaleza humana: la evolución biológica es ajena a dichos conceptos… Es la evolución cultural la que los construye.

Prójimo y tú (estirpe y especie humana) lleváis sobre los hombros la perentoria creación y mantenimiento de una sociedad “sin mal”, el ordenamiento del mundo y la defensa de la vida en todas sus manifestaciones.

El sentimiento religioso y los más altos valores “provienen” del futuro… Esa “transcripción” del futuro en nuestros días y en el pasado, es la orientación que debe presidir nuestra vida, marcada por el norte de la brújula de nuestro destino… Esa orientación prefigura el contenido de la “mochila” que soportamos sobre los hombros, el desacoplamiento, los palos entre las ruedas que impiden nuestro avance hacia la transformación del prójimo en ti… Mochila de las incongruencias, del desacople que en realidad constituyen en conjunto aquel “mal” -exclusivamente humano- que secularmente marcaba la disintonía o culpabilidad del ideal de bondad que acompañaba al concepto de Dios…

Es nuestra obra: ¡Aligera la mochila!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s