Análisis científico del lametazo del gato

¡Qué interesante!

Las lenguas de los gatos están cubiertas de cientos de espinas puntiagudas curvadas en la misma dirección, papilas, que son las responsables de su áspero tacto. Según un novedoso estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, tales estructuras contienen una cavidad vacía en la punta que desempaña un claro papel en el aseo del gato.

Cada cavidad en forma de “U” se encarga de recoger saliva de la boca para distribuirla a continuación por el pelo en los langüetazos. Con cada lametón la lengua deposita cerca del 50% del fluido en el pelaje para así refrescarse, regulando la temperatura corporal.

Así que el alivio que experimentan los gatos tras el aseo, depende de si las papilas pueden penetrar en el pelaje hasta llegar a la piel; por esta razón, por ejemplo, a los gatos persas de pelo largo les cuesta mucho acicalarse.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores Alexis Noel y David Hu grabaron imágenes de alta velocidad de gatos lamiéndose, empleando una técnica de tomografía computarizada, además de analizar dicho órgano en seis especies diferentes de félidos: gato montés, puma, irbis, tigre y león.

Referencia de la noticia: Agencia SINC.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s